Actualidad

Más allá de '50 sombras de Grey': 7 películas que bucean en el lado más salvaje del deseo

Si se trata de perversión en la pantalla, la historia del cine da mucho donde escoger

Hoy llega a las pantallas del mundo entero la película de 50 sombras de Grey, después de cuatro largos años desde que la novela se convirtiera en el fenómeno erótico del momento gracias a su mezcla infalible de softcore y romance entre una chica del montón y un ricachón un poco quinqui. Entre su publicación y este estreno han pasado un millón de teasers y otros tantos artículos especulando sobre si la cinta será buena o sólo carnaza para fans. Nosotros eso no lo sabemos aún. Eso sí, pensando en la historia de Anastasia y Christian Grey nos vienen a la cabeza unas cuantas películas que de verdad bucean en el lado más salvaje del amor, lleno de dolor y violencia. Porque si uno se mete en el barro del deseo, se mete a fondo. Así que si la película de moda te sabe a poco, o por si quieres ponerte un poco en antecedentes, aquí va nuestra selección particular:

1. El Imperio de los Sentidos (Nagisa Oshima)

Una película que se titula literalmente La corrida de toros del amor no se va andar con chiquitas. Oshima nos cuenta la retorcida y obsesiva historia de pasión entre una trabajadora de un hotel japonés y el marido de la dueña del mismo. Hay sexo explícito real de todas las formas imaginables. Hay escenas que involucran huevos duros y orificios y alguna que otra amputación severa. Es del 76, pero en Japón todavía se exhibe censurada.

2. El último tango en París (Bernardo Bertolucci)

Otro clásico de las películas de alto voltaje. Un viudo interpretado por Marlon Brando se ve envuelto en una asfixiante relación con una mujer parisina sin nombre. Aunque la película es toda una exploración de los límites del sexo, el control y el compromiso, muchos la recuerdan como "esa en la que le untan mantequilla en el ojete a Maria Schneider". Cuando se estrenó en 1972, los españoles cruzaban en masa la frontera para verla en los cines franceses.

3. Rompiendo las olas (Lars Von Trier)

No hay nada que le guste más a Lars Von Trier que machacar a sus protagonistas femeninas. Lo hizo con Björk, con Nicole Kidman y con Charlotte Gainsbourg. Pero ante de ellas, estuvo la cándida Bess McNeill, interpretada por Emily Watson. Recién casada con un hombretón que la desvirga y con el que se pasa el día dale-que-te-pego, su vida da un vuelco cuando él se queda tetrapléjico. Su marido le dirá que busque la felicidad con otros hombres, pero ella sólo conseguirá hundirse en un infierno de culpa y vejaciones.

4. La pianista (Michael Haneke)

Erika Kohut tiene problemas. Aunque es una excepcional pianista, vive en un oscuro apartamento con su madre, que ha ejercido siempre un terrible control sobre ella. Por eso se desahoga con humillantes incursiones en sex shops y escenas de automutilación. Su intento de establecer una relación con un alumno desembocará en una serie de escenas en las que el sexo se mezcla con una violencia más seca que una lija. Estómago revuelto asegurado e Isabelle Huppert partiendo la pana muy fuerte.

5. Secretary (Steven Shainberg)

A Lee Holloway también le gusta que le traten mal, pero lo justo. Ella sólo quiere ser la mejor secretaria que nunca ha habido. Darle a su jefe, el excéntrico Edward, todo lo que se le antoje. Incluso si lo que se le antoja es atarla y darle cachetes en el culo. Una comedia negrísima que se ríe de las relaciones convencionales y combina con un desparpajo brutal campos tan espinosos como el fetichismo sado y las jornadas de oficina. Un hit.

6. Crash (David Cronenberg)

Y si todo lo que habéis visto os parecía raro, ¿qué me decís de una película en la que los protagonistas se excitan con heridas, prótesis, y accidentes de coche provocados? En esta adaptación de una novela de J.G. Ballard, David Cronenberg parió una película excepcional cuya primera imagen es una mujer masturbándose contra el morro de un avión. Más allá del morbo, Crash es un viaje íntimo en el que la máquina, el deseo, la vida y la muerte acaban siendo la misma cosa.

7. Teeth (Mitchell Lichtenstein)

En casi todas las películas anteriores, la figura de la mujer es de alguna manera la dominada. Pero, ¿qué pasa cuando ésta tiene un arma aterradora entre las piernas? Mitchell Lichtenstein lleva la leyenda de la "vagina dentata" al mundo del terror adolescente gracias a la historia de Dawn O'Keefe, una chica puritana que tras un intento de violación bastante gore se da cuenta de que tiene dientes donde sólo debería haber labios. Dawn pasará del pánico a la constatación de que ningún hombre volverá a hacerle daño nunca. A riesgo de jugarse perder lo que más quieren de un mordisco.

Cuando se trata de sexo, estamos siempre a un paso del abismo

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar