PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Así es el nuevo material biodegradable e invisible que sustituirá al plástico

H

 

Una proteina llamada fibroína podría ser la mejor aliada biodegradable para la conservación de alimentos

PlayGround

09 Mayo 2016 19:44

La batalla contra el plástico tiene un nuevo aliado. Se llama fibroína y es una proteína que se encuentra en la seda que producen los gusanos de seda. Sí, esos mismos con los que de pequeño hacías experimentos en el colegio.

Un equipo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Tufts (EEUU) ha desarrollado una técnica que permite recubrir los alimentos con una fina capa casi invisibles de fibroína, que además de ser un material natural, es uno de los más resistentes de la naturaleza.

Esta capa tiene la habilidad de mantener en casi perfectas condiciones los alimentos recubiertos y sin emplear ni una pizca de plástico ni de productos químicos.


Un equipo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Tufts ha desarrollado una técnica que permite recubrir los alimentos con una fina capa casi invisible de fibroína


Durante el experimento, unas fresas y unos plátanos se cubrieron con una fina capa de fibroína mientras otros se dejaban sin cubrir. En una semana, las fresas sin cubrir perdieron su color y se pusieron blandas, mientras que las cubiertas quedaron firmes y jugosas.

Con los plátanos pasó algo parecido, los plátanos sin cubrir se pusieron marrones por dentro y por fuera mientras que los cubiertos, a pesar de ponerse marrones por fuero, por dentro quedaron blancos.

"Los resultados sugieren que los recubrimientos de fibroína de seda prolongan la frescura de las frutas, extiende su firmeza y previene la deshidratación", concluyen los investigadores en el informe.

"Es una manera racional de pensar en la forma de gestionar los recursos de nuestro planeta, utilizar sistemas renovables en vez de los sistemas no renovables", declaró el profesor Fiorenzo Omenetto, investigador principal del estudio.


"Es una manera racional de pensar en la forma de gestionar los recursos de nuestro planeta, utilizar sistemas renovables en vez de los sistemas no renovables"

Cabe resaltar que los investigadores solo comprobaron el aspecto de las frutas recubiertas y no su sabor. Sin embargo, estudios previos sugieren que la fibroína de seda no tiene ni sabor ni olor, por lo que sería un producto perfecto para la conservación de los alimentos sin necesidad de un embalaje.

Teniendo en mente la sobreabundancia de plástico que nos rodea actualmente y el escalofriante dato de que en el 2050 habrá más plástico que peces en el mar, la búsqueda de nuevos sustitutos a este material parece obvia.

"Nuestro sueño es que los productos derivados de la seda reemplacen los plásticos", ha asegurado Omenetto.


share