PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Aunque no lo parezca, el invierno es bueno para nuestro cerebro

H

 

Además, nuestro cerebro trabaja mejor con el frío

PlayGround

16 Febrero 2016 19:35

A nadie le gusta el invierno. El frío, los resfriados, las comidas familiares... Parece que los astros se alineen para decirte que tu vida es una mierda.

Pero, al contrario de lo que se suele pensar, el invierno no tiene un efecto negativo en nuestro estado de ánimo.

Así lo afirma un estudio reciente de la Universidad de Auburn. El profesor Steven LoBello ha liderado un análisis en el que se han examinado los casos de 34.294 personas adultas de Estados Unidos. Todos los participantes completaron encuestas y pasaron diferentes pruebas en varias épocas del año, con el afán de buscar un patrón estacional que relacionara a la mayoría.


El invierno no genera depresiones ni otros problemas psicológicos



El estudio contraria a varios análisis previos que afirmaban que el invierno comporta depresión. LoBello ha declarado que esto se debe a que los análisis anteriores cogían como base a personas que previamente habían afirmado que el cambio de estaciones afectaba a su estado de ánimo. Y que, por tanto, se trataría más bien de un efecto nocebo que nada tiene que ver con la época del año.

No obstante, desde Science of Us han dado un paso más. Y, haciéndose eco de otro estudio de la Universidad de Lieja (Bélgica), han explicado que el invierno podría mejorar nuestra capacidad mental.

En este último estudio se hicieron pruebas a 28 sujetos jóvenes en diferentes épocas, intentando descifrar si sus capacidades cognitivas variaban dependiendo de la estación en la que se encontraban. Los resultados demostraron que estas no se modificaban con el cambio de estaciones, desechando la idea de que el invierno tiene efectos nocivos en nuestras habilidades mentales.

Nuestro cerebro trabaja más en verano que en invierno y el resultado es el mismo


A posteriori se ha recalcado que la actividad cerebral es mucho más intensa durante las épocas cálidas. Por lo tanto, en invierno se consigue el mismo resultado con mucho menos esfuerzo.

O lo que es lo mismo: nuestro cerebro es más eficaz en invierno.

A falta de un estudio que defienda esta teoría, los datos recogidos hasta el momento evidencian esta hipótesis. Aun así, son precavidos en sus conclusiones. Porque, al fin y al cabo, las estaciones dependen completamente del lugar del mundo en el que nos encontremos.



[Vía New York Mag]

share