PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La vida en pareja es muy alocada (incluso en Navidad)

H

 

Croqueta y Empanadilla regresan para entregarnos uno de los libritos más entrañables del momento

Luna Miguel

05 Diciembre 2014 11:45

No cabe duda de que este año ha sido el de los cómics costumbristas hechos por mujeres. Ellas se han convertido en las reinas del las viñetas de humor, como hemos podido ver en las publicaciones de Moderna de Pueblo, de Agustina Guerrero y, también, de la jovencísima Ana Oncina. Esta última es la autora del ya célebre libro Croqueta y Empanadilla, un volumen entrañable sobre lo que significa la vida en pareja y también sobre las locuras que a veces hacemos por amor.

Después del éxito generado con sus dos diminutos personajes, Oncina ha vuelto a traernos a la Croqueta y a la Empanadilla pero en su versión navideña, para enseñarnos todas esas cosas extrañas que solemos hacer en las fechas señaladas: la pereza de envolver regalos, nuestra manía de ponernos guapos en la fiesta de Nochevieja a pesar del frío o del dolor de los tacones, el horror de hacer las compras para visitas familiares, la presión por decidir con quién cenar o con quién ir a pasar el Año Nuevo…

Con forma casi de fanzine, Una navidad con Croqueta y Empanadilla (La Cúpula) está presentado como esa clase de regalo perfecto para que cualquier miembro de la familia lo abrace con cariño y suelte unas buenas carcajadas. Porque cualquiera de nosotros puede reconocerse en las páginas de este pequeño cuentecito que nos lleva atrás y adelante en el tiempo para recordarnos que la Navidad no la hacen los dulces, ni los papeles brillantes de regalo ni mucho menos los Papás Noel que caminan por las calles.

La navidad y el sentimiento de alegría, en realidad, sólo lo construyen las horas que pasamos junto a las personas a las que queremos. Y en estas páginas lograremos amar y sentirnos amados. Logramos reír, y sentirnos felices. Logramos abrazarnos, y sentir el calorcito de la manta que nos protege de cualquier paisaje lleno de tanta nieve.

share