Actualidad

Una huella más que sentimental pervive en cada pareja desunida por la muerte

Estudios revelan que nuestra pareja fallecida "vive" a través de nuestra calidad de vida

El matrimonio continúa después de que uno de los dos cónyuges muera. Ya no sirve el “Hasta que la muerte nos separe” o, como mínimo, no a efectos prácticos. El modo de vida de la pareja perdida continúa influyendo en la persona viva incluso después del fallecimiento de la primera.

Eso es precisamente lo que ha descubierto un nuevo estudio de la Universidad de Arizona. “ Si el cónyuge tenía una calidad de vida baja antes de irse, lo más probable es que su pareja, que sigue con vida, también la tenga” explica Kyle Bourassa, estudiante de doctorado y una de las encargadas del análisis.

Anteriormente, se había descubierto que el funcionamiento cognitivo no estaba arraigado solo con el propio bienestar de la persona, sino con el de su hipotética pareja. Pero se creía, equivocadamente, que esta relación finalizaba cuando la pareja moría. Y no es así. Cuando el cónyuge muere, la relación con él no termina, sino que continúa de manera indirecta.

Cuando el cónyuge muere, la relación con él no termina, sino que continúa de manera indirecta

Para el análisis, se examinaron los datos de 546 parejas en las que una de las dos personas murieron durante el tiempo en el que se llevaba a cabo el estudio, así como los de 2566 que parejas que continuaban viviendo durante este periodo.

Los analistas se sorprendieron al no contemplar diferencias loables entre las parejas que continuaban en pie con las personas que se habían quedado viudas. Ni a nivel económico, ni sanitario, ni de calidad de vida había diferencias, más que las obvias, sentimentales, al perder a un cónyuge.

"Las relaciones son algo que desarrollamos con el tiempo. Nos ocupamos de que se mantengan en nuestra memoria, nos hacen diferentes y, por lo tanto, continúan incluso después de la separación física", aclara Mary-Frances O'Connor, profesor asistente y coautor del estudio.

"Las relaciones son algo que desarrollamos con el tiempo. Nos ocupamos de que se mantengan en nuestra memoria, nos hacen diferentes y, por lo tanto, continúan incluso después de la separación física"

De este modo, y aunque todavía no se han esclarecido los motivos por los que esta interdependencia continúa, lo más probable es que se deba a la conexión emocional y racional que se crea entre dos personas durante el tiempo que dura una relación.

"Esto dice mucho sobre la importancia de las relaciones amorosas. A pesar de que el matrimonio finalice literalmente cuando se pierde a la pareja, la vida continúa de la misma forma después de que esto ocurra", concluye Bourassa.

Además, el análisis revela que una calidad de vida mayor no solo afecta a uno mismo, sino a la pareja y, en definitiva, a la familia. Parece claro que nuestra huella queda en nuestros allegados más cercanos incluso después de morir.

Nuestra huella queda después de que muramos

[Vía Futurity]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar