Actualidad

El poeta que se rebeló contra la tortura policial

A Sandino Bucio lo confundieron con un terrorista, pero sólo era un escritor…

En México te pueden robar las contraseñas de tus redes sociales mientras te apuntan con una pistola en la cabeza. En México también te pueden maltratar, infundir miedo, acusarte de terrorista por ser sólo un estudiante cabreado. O quizá por ser sólo un poeta que no tiene miedo a salir a las manifestaciones y a las asambleas a reclamar paz y libertad.

Precisamente esta es la historia de Sandino Bucio, el estudiante arrestado el pasado viernes por la policía en Mexico, acusado de terrorista. La suya es también la historia de miles de estudiantes reprimidos que ahora salen a las calles con la certeza de que, para las autoridades, sus vidas no valen nada. O como rezan las pancartas que pueblan las plazas indignadas en muchos puntos de México: “parece que ahora los estudiantes son más peligrosos que los narcotraficantes”.

“Me dijeron que me iban a desaparecer como los de Ayotzinapa”

El pasado viernes 28 de noviembre las redes sociales mejicanas se llenaron de un rostro delgado y expresivo. Era el de Sandino Bucio, un jovencísimo estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de México. Entre lamentos y comentarios exaltados, un montón de jóvenes que le conocían comenzaron a difundir la noticia de que hacía unas horas el estudiante y poeta había sido arrestado por unos policías vestidos de ciudadanos. Al parecer, los oficiales le habrían obligado a meterse en un coche cuando le asaltaron dirigiéndose a un recital de poesía.

Ni las lágrimas por la muerte de Chespirito ni el ruido generado por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara han podido callar la voz de una sociedad horrorizada por las miles de desapariciones

Con veinticinco años y una larga trayectoria en el mundo de las letras más afiladas, Bucio es un activista y escritor bien conocido entre los literatos de su país, tal vez porque su manera de concebir la creación siempre ha estado ligada a la denuncia política. En el momento de ser atrapado, el poeta salía de una asamblea y se encaminaba a una lectura poética del Distrito Federal. Acusado de llevar explosivos y de estar dispuesto a hacerlos estallar, Sandino Bucio cuenta que fue arrestado, torturado e incluso amenazado de muerte y violación. Bucio cree que su detención sólo es un intento de amedrentar a los manifestantes. De hecho, al día siguiente de su detención, los policías fueron suspendidos de sus funciones.

Durante las horas en las que estuvo desaparecido, el movimiento y las protestas no cesaron en las redes sociales, ni tampoco en algunas páginas de Facebook pertenecientes movimientos estudiantiles. Además, hasta que el poeta fue liberado en la madrugada del sábado, los medios locales se volcaron con la injusticia de su historia. “Me dijeron que me iban a desaparecer como a los de Ayotzinapa”, comentó el joven más tarde, en una rueda de prensa concedida posterior a su liberación.

Esta es la historia de miles de estudiantes reprimidos que salen a las calles con la certeza de que, para las autoridades, sus vidas no valen nada

Ni las lágrimas por la muerte de Chespirito ni tampoco el ruido generado por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara han sido motivos suficientes para callar la voz de una sociedad horrorizada e indignada por las miles de desapariciones, así como por el miedo que el gobierno mexicano viene ejerciendo sobre los estudiantes de todo el país. Porque el miedo ya existía, pero los 43 desaparecidos lo hicieron estallar en mil pedazos.

Ahora ha comenzado la batalla batalla. Es ahora cuando debemos entender quiénes son las verdaderas víctimas, los verdaderos terroristas, los verdaderos criminales a quienes juzgar y a quienes cazar gracias al trabajo y al apoyo de todos. Porque #YaMeCansé. Porque ya nos cansamos. Porque en México toca salir a la calle y no callarse.  

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar