PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“Mamá soy un gato”, o la comunidad de jóvenes que no se identifican como humanos

H

 

Internet está incubando a una nueva colectividad de personas que desafía las concepciones previas que teníamos sobre la identidad: ellos son los otherkin, gente que rechaza su humanidad

Valentina Esponda Ornella

05 Abril 2016 22:09

Un equipo de televisión de Noruega sigue a Nano, una chica con un problema: nació en el cuerpo equivocado.

No, Nano no es transgénero. O al menos no en el sentido habitual. La joven no quiere es ser un hombre, sueña con pertenecer a una especie completamente distinta. A sus 20 años ella se pasea por las calles de Oslo con un par de orejas de plástico, una cola de peluche y se asusta cuando ve a un perro. Nano se identifica como un gato.



Nano no es una loquita aislada. Hay una comunidad que lleva años creciendo al calor internet, y más precisamente en Tumblr, de gente —en su gran mayoría adolescentes y adultos jóvenes— que no se creen seres humanos. Son los otherkin, hombres y mujeres que creen que son algo más. Chicos y chicas que, por ejemplo, se ponen colas y salen a aullar a la luna porque sienten que, por dentro, son lobos.

La comunidad otherkin está formada por gente que no se identifica como humano

Entrar en el mundo de los otherkin es como caer por el agujero del conejo.

La comunidad se divide en dos secciones: los que se identifican con animales y los que lo hacen con seres fantásticos, ficticios o de origen religioso.. Unos y otros se pueden identificar como total o parcialmente otherkin. Y también están quienes creen que en sus cabezas conviven varias identidades distintas. Esos se llaman “headmates”, o “compañeros de cabeza”.

Imagina a una chica del Oeste de Estados Unidos puede ser un león, un hada y Legolas, del Señor de los anillos. Todo a la vez.

"Pienso, luego existo". Si pienso que soy un lobo, soy un lobo, porque así me pienso. Es una lógica circular infalible

Cuando uno se sumerge en la comunidad otherkin llega un momento en el que no sabe distinguir qué es una broma de un troll o qué es un mensaje sincero de una chica de 16 años que, por ejemplo, se siente una nube, un perro o un copo de nieve. Y es que esta comunidad se esmera tanto en ser tolerante que no se cuestionan cuando alguien dice que es un rollo de papel higiénico en el cuerpo de un hombre.

Su visión del mundo es como un “Pienso, luego existo” un poco despegado de la realidad. Si pienso que soy un lobo, soy un lobo, porque así me pienso. Es una lógica circular infalible. Que además deja una pregunta en el aire: ¿hasta qué punto es más válida una identidad frente a otra identidad?

Si apoyas a las personas transgénero, ¿por qué no a los otherkin?

En los foros y los blogs de estos personajes hay un argumento que se repite: si apoyas a las personas transgénero, ¿por qué no a los otherkin?

Después de todo también son personas que creen que nacieron en un cuerpo equivocado, solo que ellos quisieran pertenecer a otra especie.

Sin embargo, mientras que un estudio científico revela que la sustancia blanca del cerebro de una persona trans presenta diferencias respecto a la de otros de su mismo sexo biológico, no hay evidencia de que los otherkin estén pasando por algo más que una fase de rarezas propias de la adolescencia o un fanatismo extremo.

Sean lo que sean, animales, hadas o chicos con imaginaciones muy activas, los otherkin son inofensivos y hacen lo que quieren con sus vidas sin molestar a nadie. Y si la identidad es toda conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás, ¿quiénes somos nosotros para juzgarlos?


share