PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este es el desenlace del escándalo que ha seguido a la procesión del Santo Coño

H

 

Católicos respondieron escandalizados a esta procesión; esto es lo que acaba de suceder ahora

PlayGround

04 Julio 2017 16:45

El Sagrado Coño Insumiso es una "humillación para los sentimientos religiosos", o al menos, eso defiende la Asociación de Abogados Cristianos que obligará a las tres organizadoras de la "procesión" a sentarse en el banquillo.

El 1 de mayo de 2014, un grupo de mujeres feministas recorrió algunas calles del centro de Sevilla portando un palio, a modo de procesión, en el que podía verse una vagina portando un velo negro como si fuese la Virgen María. Su objetivo era denunciar las diferencias salariales y laborales que, a día de hoy, siguen afectando a las mujeres.

La procesión, convocada bajo el nombre de "la hermandad del sagrado coño insumiso y en el que participaron un centenar de asistentes, incluía cánticos como: "la Virgen María también abortaría" o "hay que quemar la Conferencia Episcopal por machista y patriarcal". Desde que se les abriera una investigación, las mujeres aseguraron que su objetivo no era insultar a la Iglesia, sino una llamada de atención para reivindicar los derechos de las mujeres.

Religión, feminismo y derechos laborales. Una mezcla explosiva que no ha sentado nada bien en una ciudad como Sevilla, famosa por el fervor religioso de la Semana Santa y sus procesiones.



La juez que instruyó el caso, Pilar Ordóñez, archivó la denuncia interpuesta por la Asociación de Abogados Cristianos al entender que "no creer en los dogmas de una religión y manifestarlo públicamente entra dentro de la libertad de expresión". Sin embargo, el pasado mes de marzo la Audiencia de Sevilla le obligó a rectificar y reabrir la causa.

Ahora, las tres organizadoras de la procesión están acusadas de un delito contra los sentimientos religiosos. Se les ha abierto un juicio oral y, además de tener que sentarse en el banquillo, la misma juez les exige una fianza  a cada una de 3.600 euros para hacer frente a la multa solicitada por la acusación.

La acusación responde a una decisión de la Audencia de Sevilla que aceptó el recurso interpuesto por la Asociación de Abogados Cristianos. La acusación asegura que existen "actos vejatorios y ofensivos hacia la religión cristiana". Se basan en que las tres acusadas, y el resto de asistentes, modificaron oraciones como el "Credo" o el "Ave María", introduciendo palabras "sexuales, soeces y ofensivas".

La Audencia, por su parte, sostiene que "el derecho a la libertad de expresión alegada por las acusadas no es absoluto, sino que tiene sus límites en los derechos fundamentales, entre los que se encuentra la libertad ideológica, religiosa y de culto". La decisión no acepta recursos, así que las acusadas deberán sentarse en el banquillo cuando se celebre el juicio, del que todavía, se desconoce la fecha.

 "Quieren nuestro coño para tener sexo e hijos, pero no para reivindicar nuestras libertades", aseguraba una de las organizadoras, Antonia Ávalos, a El País, tras conocer que la Audiencia iba a reabrir el caso.


share