PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Leopoldo López abandona la cárcel y pasa a situación de arresto domiciliario

H

 

El opositor venezolano dice no tener "resentimiento ni voluntad de claudicar ante el régimen" y llama a seguir la "lucha en las calles"

L.M.R.

09 Julio 2017 12:40

Andres Martinez Casares/Reuters

Nicolás Maduro ha cedido a la presión. El régimen venezolano concedió ayer el arresto domiciliario al opositor Leopoldo López, el preso político más célebre de Venezuela, encarcelado desde hacía más de tres años en la prisión de Ramo Verde.

Leopoldo fue sentenciado en 2014 a 13 años y nueve meses de prisión por “instigación a la violencia” durante las movilizaciones que se sucedieron en el país durante el primer semestre de aquel año, y que se saldaron con 43 muertos. Políticos opositores y organizaciones internacionales han denunciado que el proceso que llevó a su condena fue fraudulento y se desarrolló sin garantías.



López llegaba esta madrugada a su casa escoltado por la policía política venezolana. Horas después, el líder opositor se dejó ver encaramado al muro de su residencia para agradecer el apoyo ciudadano. “Sí se puede”, gritaba la multitud congregada en el exterior de la casa.



El Supremo venezolano aludió ayer en un escueto comunicado a supuestos problemas de salud para justificar la decisión del magistrado Maikel Moreno, quien “consideró ajustado a derecho otorgarle una medida humanitaria”. Sin embargo, desde el entorno familiar de Leopoldo se asegura que la condición física y la salud del opositor es buena.




El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, afirmó que la decisión sobre López es “producto del diálogo”. Padrino se refiere a la larga labor de mediación liderada por el español José Luis Rodríguez Zapatero y los también exmandatarios Leonel Fernández, expresidente de República Dominicana, y Martín Torrijos, expresidente de Panamá, y en la que han participado dos figuras prominentes del régimen, la excanciller Delcy Rodríguez y su hermano Jorge, alcalde del municipio Libertador de Caracas. Fuentes conocedoras de esas conversaciones aseguran que la mediación estuvo cerca de conseguir la liberación de López. Al final, el chavismo optó por aplicar la medida "casa por cárcel".


Leopoldo López, ayer junto a sus hijos, en una foto facilitada por la familia


El abogado español de Leopoldo, Javier Cremades, asegura que la decisión fue unilateral por parte del Gobierno y que su cliente “no ha aceptado condición alguna” para abandonar su celda. De hecho, en un primer momento López se negó aceptar una posible conmutación de su pena por temor a que se pudiera interpretar como un gesto de capitulación.

Él coordinador nacional de Voluntad Popular y de las Redes Populares siempre ha expresado su aspiración de ser el último opositor político en abandonar la cárcel. No será así. Todavía quedan más de 400 presos políticos en Venezuela.

El gesto del Gobierno tampoco parece haber hecho mella en la motivación de López. El dirigente opositor Freddy Guevara leyó un breve comunicado en el que Leopoldo expresa su “firme oposición a este régimen” y reitera su “compromiso de luchar hasta conquistar la libertad de Venezuela”.


"Mantengo firme mi oposición a este régimen. Reitero mi compromiso de luchar hasta conquistar la libertad de Venezuela" (Leopoldo López)


Todos los analistas interpretan el gesto del Gobierno venezolano como una medida táctica con la que Maduro busca ganar tiempo de cara a unas elecciones constituyentes que la oposición y la fiscal Luisa Ortega Díaz rechazan con rotundidad. Con la salida de López de la cárcel, el régimen de maduro buscaría darse un balón de oxígeno en medio de un clima de estallido social que se prolonga ya durante más de 100 días y que ha dejado ya más de 90 muertos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

“Ojalá esta medida sea entendida y el señor LL, después de casi cuatro años en Ramo Verde, lance un mensaje de rectificación y de paz, porque el país quiere paz”, ha dicho el presidente Maduro en un acto público transmitido por radio y televisión.

La respuesta desde el frente opositor parece unánime: la liberación de López no debe ser una excusa para bloquear el cambio político.


"Ojalá esta medida sea entendida y el señor LL lance un mensaje de rectificación y de paz, porque el país quiere paz" (Nicolás Maduro)



Entre la satisfacción y felicidad de casi todos por ver a López reunido con su familia después de 40 meses en la cárcel —un tiempo en el que habría sido objeto de torturas y aislamiento, según la familia—, la hermana del líder opositor, Diana López, ha hecho una llamada a la prudencia.

“La imagen que está en mi cabeza es la de Daniel Ceballos, a quien pusieron casa por cárcel y luego lo devolvieron a prisión”, recordó Diana. “No nos podemos distraer hasta lograr la libertad plena de Leopoldo y los demás presos políticos”.

Ese sí sería un verdadero gesto por parte de Maduro.

share