PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esto es lo que ocurre cuando palestinos e israelíes se encuentran en Tinder

H

 

Palestinder: pantallazos de guerra en la web de citas

Alba Muñoz

23 Julio 2014 11:27

Dicen que quienes se pelean se desean, y ojalá pudiéramos extender este dicho popular al conflicto entre Israel y Hamás, ya que desde que empezaron los ataques sobre la Franja de Gaza el pasado 8 de julio las estadísticas suman ya 640 muertos palestinos y 31 israelíes.

Pero precisamente es esta premisa la que explica el nacimiento de PalesTinder, un ejemplo de acción virtual que aproxima a los internautas a las entrañas, sentimientos y reacciones de ciudadanos de los dos bandos. Los responsables de este proyecto son un grupo de jóvenes palestinos de Cisjordania que decidieron entrar en contacto con israelíes a través de las aplicaciones de citas Tinder y Grindr. Su objetivo no era precisamente coquetear con los ciudadanos del país que estos días está masacrando a los habitantes de Gaza, sino interactuar con ellos y mostrar sus reacciones al saber que eran árabes para luego documentarlo en Tumblr. En definitiva, un troleo a base de pantallazos, además una forma de demostrar lo que, a juicio de los ideólogos de la iniciativa, son actitudes propias de quienes desean el exterminio.

Palestino: Soy profesor.

Israelí: Guay…¿enseñas a la población árabe?

P: Sí, enseño a palestinos.

I: Ya tienes un lugar en el infierno…espero que muy pronto…maldito traidor

I: O sea, ¿vives allí ahora? ¿Regularmente? ¿O sólo estás de vacaciones?.

P: Trabajo aquí.I: Interesante, ¿de qué? ¿Conductor de camellos ;)?

Esta encerrona política a través del coqueteo virtual ha producido también respuestas matizadas. Por ejemplo, un judío quiere encontrarse con un ligue palestino y se enzarzan en el típico “ven tú”. El judío zanja el intercambio tontorrón diciendo que no quiere ir a Ramala porque no quiere morir hoy. Seguramente sea una respuesta basada en un prejuicio negativo, pero también expresa cierta conciencia: quizá el usuario judío se haya puesto por un instante en el lugar de su interlocutor, se haya imaginado viviendo allí o encontrándose en un café con su ligue.

Esta anécdota microscópica en redes sociales no tiene ninguna influencia en el desarrollo de este conflicto ni supone un material definitivo o generalizable. Pero todos entendemos un chat. Todos reconocemos el odio instantáneo y a alguien que simplemente no quiere hablar, o que aprovecha la situación para reírse en nuestra cara y luego mostrar la conversación a sus amigos. Sin embargo, este troleo también habla de que por debajo de los discursos políticos y las manifestaciones hay seres humanos que se buscan.

I: Así que, ¿yo soy judío y tu árabe y eso no es problema para ti?

P: Bueno, están Romeo y Julieta.

I: jajaja ¿tienes más fotos?

share