Actualidad

Esto es lo que pasa cuando buscas drogas en internet

Una aproximación a 5 jóvenes y peligrosos poetas

Esto es lo que pasa: buscas drogas en Internet y entonces encuentras poesía. Tal cual. Tecleas d r o g a s en Google y entonces se despliegan te tus ojos un montón de rostros desconocidos de jóvenes escritores de todo el mundo. Aunque no lo parezca, la explicación a este fenómeno es lógica, y es que ahí fuera, alrededor del mundo, hay una ola de nuevos poetas muy peligrosos, cuya literatura es una suerte de chute muy jugoso. Hay que tener cuidado con ellos, porque enganchan. Hay que tener cuidado con no enamorarse de ellos, porque entonces querremos consumir su poesía como si no hubiera un mañana. Querremos comprar sus libros, coleccionar sus poemas escritos en servilletas de bar, agregarlos a nuestras redes sociales y cotillear sus fotografías hasta altas horas de la madrugada. No seremos sus lectores: seremos sus fans. Y eso es lo que pasará si buscamos drogas en Internet, que ya no habrá vuelta atrás.

Entre finales de 2014 y principios de 2015 se han publicado un montón de libros escritos por autores menores de 30 años que pertenecen a esta categoría de poetas peligrosos. Son sus primeros o segundos libros, y lo cierto es que no son libros nada comunes. Desde Argentina, Perú, Chile, la India y España nos han llegado voces arriesgadas, que escriben con ironía, sin prejuicios y sin miedo a ser incomprendidos. La música, la cultura pop, la religión y la intimidad son algunos de los nexos que encontramos entre estos autores aparentemente lejanos en sus estilos. Malén Denis, Roberto Valdivia, Jayinee Basu, Francisco Ide Wolleter o Ruth Llana tienen además en común haber publicado en pequeñas editoriales independientes, cuyas ediciones son una respuesta al mundo editorial clásico, que da cuenta de lo mucho que se puede hacer luchando desde la sombra.

Pero nosotros tecleamos d r o g a s en Internet, y esto fue lo que encontramos. Cuidado. Que pega un buen subidón:

1. Buscar drogas en Wikipedia , de Malén Denis (Nulu Bonsái)

Malén Denis es una autora fascinante. Los que la sigan en Instagram podrán seguir de cerca su vida en Argentina, sus lecturas, sus obsesiones. Buscar drogas en Wikipedia es su segundo libro, un poemario muy de obsesiones, precisamente, en el que la soledad, la intimidad y la vida en Internet son temas que se repiten. Te googleé para sentirte cerca es el título del poema que abre este pequeño pero poderoso libro en el que Denis nos enseña cómo es el amor y cómo es el desamor en estos desastrosos tiempos que corren. Un librito punk, perfecto para coleccionistas de historias brutales directas desde el corazón.

2. MP3 , de Roberto Valdivia (Editorial Gigante)

Está a punto de cumplir 20 años y ya se ha convertido, junto a Kevin Castro, en uno de los poetas más importantes e internacionales de Perú. Roberto Valdivia es editor de Poesía Sub25, una publicación en la que cada semana nos hace descubrir grandes poetas, y en la que escribe divertidos artículos sobre la Lat Lit, es decir, la versión latina de la Alt Lit. En 2014 publicó MP3, su primer libro de poemas, en la editorial argentina Gigante. En este poemario se entremezclan David Bowie y Neutral Milk Hotel, y no es otra cosa que un homenaje a esa música que tantas veces ha hinchado el corazón jovencísimo del poeta.

3. Asuras , de Jayinee Basu (Civil Coping Mechanisms)

Nació en Calcuta en 1988, pero vive en San Francisco desde que es pequeña. Jayinee Basu ha sabido mezclar a la perfección el exotismo y la sensualidad de su lírica, con la ironía de algunas de sus ideas sobre sexo, juventud y literatura que sobrevuelan Asuras. Este es su primer libro de poemas y lo publica la editorial independiente más importante del momento en EEUU. Sus poemas son finos, breves, casi como cuchillos. Aquí la delgadez es algo premeditado, pues consigue mecernos con suavidad, donde realmente todo es dolor.

4. Poemas para Michael Jodan , de Francisco Ide Wolleter (Ajiaco Ediciones)

Desde Chile, el poeta Francisco Ide Wolleter escribe libros gigantes. En realidad son finos, muy finos, y apenas llegan a los treinta poemas. Sin embargo, son libros gigantes por los temas que tratan, o mejor, por el modo en que su autor ha decidido traerlos al mundo. Si hace unos años se dio a conocer con Yakuza, en 2014 publicó poemas para Michael Jordan. ¿Puede un poemario hablar de baloncesto, y al mismo tiempo definir los sentimientos del poeta? ¿Una pelota anaranjada se parece a su corazón tembloroso? ¿En qué se parece la poesía al deporte? El joven poeta chileno nos hace sudar, e invita a que nos sentamos libres, saltando por los aires, como si no importara la caída.

5. Tiembla , de Ruth Llana (Point de lunettes)

Hace muchos años, la blogosfera no era tan rica en poetas y en blogs de poesía como lo es ahora. En España sólo había unos cuantos autores jóvenes que se atrevían a reseñar, a contar sus experiencias, a compartir su poesía. De aquel tiempo siempre destacó una escritora jovencísima y muy curiosa que después de cumplir 24 años publicó su primer libro. Se trata de Ruth Llana, autora de Tiembla, un pequeño poemario en el que abunda la poesía en prosa, y en el que las palabras funcionan como oraciones o como pequeños cantos muy íntimos. La muerte está presente en estos textos, como también está presente la familia, la naturaleza, lo animal. Cada poema de Ruth Llana es un retrato guardado en un marco de madera. Como quien mira una fotografía, aquí está permitido sentir angustia, sentir nostalgia, sentir pereza, o, como ella misma escribe, imagino que la muerte es un sueño, nada más

Lejos de mí la idea de recomendar al lector drogas y poesía. Pero debo confesar que, sin todo esto, yo no sería nada.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar