PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¡Ser un objeto sexual era esto!

H

 

La videoactivista Laci Green elabora el manual definitivo sobre la cosificación femenina

Alba Muñoz

05 Septiembre 2014 12:05

No son pocas las personas que tienen la sensación de que el feminismo quiere acabar con los ligueros, los escotes y todo lo sexy en general. La atracción entre personas del mismo y de distinto sexo es un fuego que el puritanismo difícilmente conseguirá contener (a veces, una falsa actitud puritana es incluso más morbosa, véase los roles “colegiala” o “monaguillo fit”).

Por ahí no van los tiros: las feministas no quieren abolir el sexo, quieren disfrutarlo de una forma más justa e igualitaria. Quieren dejar de sentirse como objetos, como bellas gacelas a la espera de ser cazadas.

La videoactivista y educadora sexual Laci Green cuenta con miles de seguidores en la red (124.000 en Twitter y 980.000 suscriptores en su canal de Youtube). Acaba de elaborar un manual de cosificación para dummies que, atención, no va solamente dirigido a los hombres. Como ella misma explica en el vídeo, se ha descubierto que tanto hombres como mujeres ven el cuerpo femenino como una amalgama de zonas sexuales (culos, tetas, labios) mientras que los hombres son percibidos como personas completas.

¿De qué hablamos cuando hablamos de cosificación, de objetivación del cuerpo femenino? Hablamos, por ejemplo, de los disfraces de carnaval: Pirata vs. Pirata sexy. Hablamos de anuncios de marcas de moda que visten al modelo masculino y dejan a la modelo semidesnuda. Hablamos de que todos deberíamos ser generalmente sujetos y ocasionalmente objetos, pero que la realidad (¿o nosotros mismos?) se empeña en imponer, hasta límites absurdos, lo contrario.

share