Actualidad

Las bombas revientan tres hospitales sirios dejando 50 civiles muertos

Tres hospitales y una escuela han sido bombardeados. La ONU habla de crímenes de guerra, pero ¿quién está detrás de la masacre?

El acuerdo entre EEUU y Rusia para detener la guerra en Siria en una semana no ha servido de nada. En vísperas de la entrada en vigor de ese alto al fuego indefinido pero parcial —permitirá "acciones defensivas" y la continuación de los bombardeos contra grupos terroristas—, las bombas siguen cayendo sobre Siria.

El último ataque ha tenido lugar este lunes. Tres hospitales y una escuela que albergaba a refugiados han sido atacados dejando como resultado 50 civiles muertos. Muchos de ellos niños.

Los ataques se han producido sobre todo en la ciudad de Azaz, a unos pocos kilómetros de la frontera turca. La ciudad es controlada desde hace un tiempo por la oposición armada a Bashar Al Assad.

Loading the player...

Las acusaciones sobre la autoría de los ataques no se han hecho esperar. Turquía, atascada en unas relaciones rotas con el Kremlin desde hace meses, ha acusado a Rusia de los bombardeos alegando que estos se han producido desde los barcos rusos situados en el Mediterráneo, y comparando su comportamiento en la zona con el de una organización terrorista.

Francia también se ha sumado a esta acusación. Por su parte, Siria, a través de su embajador en Moscú Riad Haddad, ha apuntado a EEUU como los responsables de los ataques. EEUU asegura que no tiene aviones en la zona y Rusia niega las acusaciones que les señalan como autores.

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, ha declarado a través de un portavoz que los ataques "constituyen una violación flagrante de las leyes internacionales". Los ataques a hospitales se consideran "crímenes de guerra" en cualquier conflicto. A pesar de ello, la ONU no ha querido buscar responsables.

Este lunes, el presidente sirio Bashar al Assad mostraba su escepticismo sobre el acuerdo del alto al fuego en un discurso televisado. Un cese armado que el mismo presidente consideraba imposible.

"Quieren un alto el fuego en una semana. Vale. ¿Y quién puede lograr que se cumplan todas las condiciones y demandas en una semana? Nadie", dijo ayer el mandatario sirio en una alocución ante la Asociación Central de Abogados en Damasco.

Los diferentes actores involucrados en la guerra, su larga duración (que ya se acerca a los 5 años), el casi medio millón de muertos y los 11 millones de refugiados que ha dejado el conflicto, parecen dar la razón a al Assad .

Loading the player...

[Vía BBC]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar