PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Por primera vez un país concede derechos jurídicos de persona a... un río

H

 

Ha sucedido en Nueva Zelanda. Y tiene más sentido del que parece

PlayGround

17 Marzo 2017 12:38

Imagina tener que respetar los derechos de un río, de la misma forma que respetas los derechos de cualquier persona. En Nueva Zelanda, eso mismo sucede desde esta semana.



El parlamento neozelandés ha otorgado entidad legal a uno de los principales ríos del país. El Whanganui se convirtió el pasado miércoles en el primer cauce fluvial del mundo que obtiene la condición de 'persona jurídica'.


El río Whanganui, venerado por el pueblo maorí, se convirtió el pasado miércoles en el primer cauce fluvial del mundo que obtiene la condición de 'persona jurídica'


Según la nueva legislación aprobada, el Whanganui ha sido formalmente declarado un 'ente viviente'. Como tal, “tendrá su propia identidad legal, con los correspondientes derechos, deberes y obligaciones de una persona jurídica”, aseguró el fiscal general del país, Chris Finlayson.

El Parlamento se hace eco así de una reivindicación histórica del pueblo maorí, que venera el Whanganui —ellos lo conocen como Te Awa Tupua— como ente espiritual desde tiempos inmemoriales.

La tribu maorí del Whanganui (la Whanganui Iwi) lleva desde 1883 reclamando su derecho a tener autoridad sobre el río. Según sus creencias, la salud y la integridad espiritual del cauce está estrechamente ligada a la salud y el bienestar de su gente. Para ellos, la contaminación del río es mucho más que un problema ambiental.

“Mi gente personifica al Whanganui como una entidad ligada a nuestros ancestros a través del espíritu del río. Aquellos que arrojan contaminación contra el espíritu del río están contaminando también el espíritu de mi gente”, explicó el líder maorí Hikaia Amohia al inicio del proceso legal que ha concluido ahora.


La ley establece que el río es “un único ser viviente indivisible desde las montañas hasta el mar, incluyendo sus afluentes y todos sus elementos físicos y metafísicos”


“La estrategia de conceder personalidad jurídica a un río es única”, reconoció Finlayson. Esa estrategia busca abordar un problema de protección medioambiental, solo que desde el respeto al misticismo maorí.

“Esta legislación reconoce la profunda conexión espiritual entre la Whanganui iwi y su pueblo ancestral”. La ley establece que el río es “un único ser viviente indivisible desde las montañas hasta el mar, incluyendo sus afluentes y todos sus elementos físicos y metafísicos”.

En términos prácticos, eso significa que el río puede acudir como sujeto jurídico a cualquier proceso legal, donde será representado por dos abogados, uno de la iwi y otro designado por el Gobierno. Entre ambos deberán proteger los intereses y la buena salud del Whanganui.

La nueva legislación también concede a la Whanganui iwi el derecho a percibir un pago por valor de 80 millones de dólares neozelandeses (unos 52 millones de euros) para costear los gastos de la maratoniana batalla legal. Asimismo, establece la creación de un fondo de 30 millones de dólares neozelandeses para mejorar el estado del río.


share