PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La nueva publicidad para adultos se expresa a través de gifs

H

 

En el pasado apenas fue un formato desfasado; ahora el GIF se reinventa como nuevo medio publicitario

Leticia García

06 Agosto 2014 13:32

El vouyerismo, la sensación de estar contemplando algo prohibido y la necesidad de encontrar un plus de diversión en cualquier imagen son tres rasgos que gobiernan Internet. Evidentemente, también son rasgos que han revolucionado la forma de entender la publicidad.

Hace tiempo que la publicidad impresa ha dejado de tener la eficacia que tuvo hace algunos años. Es cierto que las campañas fotográficas de moda y belleza, que juegan a la representación artística y al retrato transgresor, siguen importando; sin embargo, en tiempos en donde se impone el entretenimiento digital, fragmentario y vertiginoso, la batalla se orienta a captar la atención del usuario y hacerle partícipe del discurso que cada marca despliega.

ckmeforme

Así nació el fashion film, esos cortometrajes a medio camino entre el spot tradicional y el guión cinematográfico que encendieron la curiosidad de la audiencia digital e instauraron un nuevo modo de consumir publicidad de moda. Así nacieron también los vídeos de Youtube que detallan el making of de producciones, desfiles y campañas: el público quiere saber qué se cuece detrás de los eventos e imágenes que vemos en marquesinas, blogs y canales televisivos.

Eso sí: si hay un elemento que condense de forma magistral el entretenimiento y la viralidad en Internet, eso es el gif: ellos hablan el lenguaje universal de las imágenes y condensan de forma magistral ideas y emociones.

ckmeforme

Ahora que Twitter permite integrarlos, las marcas están comenzando a utilizar esas animaciones rudimentarias de pocos segundos. Al fin y al cabo, saber incidir en las emociones actuales sin necesidad de echar mano de grandes discursos o ingentes despliegues de medios es la clave de la viralidad, y, por supuesto, de la identificación con los valores que la marca propone. Si además se trata de firmas de moda y belleza, que no venden productos funcionales sino estilos de vida, condensar su discurso en gifs de pocos segundos es un recurso cada vez más necesario y fructífero.

En este sentido, Calvin Klein se enmarca como uno de los pioneros en esta práctica. Las imágenes que desde hace algunos años acumula en su Tumblr han sido ampliamente reblogueadas por otros usuarios, en especial aquel gif en el que la modelo Lara Stone, en ropa interior, susurraba a su interlocutor el mensaje "Push it".

Es ahí, sin duda, donde el gif abre una nueva dimensión ante la publicidad clásica: la incorrección política y el contenido demasiado explícito para ser mostrado en los formatos convencionales puede condensarse y sugerirse a través de estas imágenes animadas. La televisión y las revistas pueden censurar, e incluso los usuarios de Internet pueden denunciar un contenido como inapropiado. Sin embargo, todos consumimos y hasta compartimos gifs de forma voraz e inmediata, más aún si estos tiran de la insolencia, el humor absurdo o la provocación sexual.

Por eso Internet y sus gifs permiten que el voyeur que no ha tenido suficiente con contemplar el metraje de un vídeo que muestra a un grupo de celebridades digitales desatadas frente a sus smartphones pueda visualizar en bucle sus momentos favoritos, ver los pequeñas escenas que se quedaron fuera por ser demasiado explícitos y, sobre todo, expresar sus propias emociones a través de los gestos de otra persona.

El grumpy cat fue durante meses la manera de mostrar nuestro enfado, los ojos en blanco de Tina Fey expresan nuestro hartazgo y el baile de Carlton Banks es la muestra de entusiasmo en formato digital. Ahora, los primeros planos en la ducha, la imagen de un morreo entre dos chicas o la foto animada de una cama revuelta pueden ser, además de una potente forma de comunicar una marca, una contundente estrategia de ligoteo 2.0.

share