Actualidad

La nueva cámara de Polaroid es una Go-Pro para hipsters

Cube no quiere que la tires por un barranco, sino que te la lleves al Primavera Sound

El 11 de octubre de 2001 Polaroid se declaró en bancarrota. La demanda de sus cámaras instantáneas llevaba en caída libre desde principios de los ochenta, y la irrupción de la fotografía digital parecía la estocada definitiva. 13 años después, sin embargo, la marca vuelve a vivir un momento de esplendor. Gran parte de su resurgimiento se lo debe los hipsters, quienes devolvieron la reputación a la marca, ya fuera recuperando las cámaras de sus padres o abrazando su estética en Instagram. Ahora, Polaroid les ha devuelto el favor creando Cube, una action-camara (es decir, una GoPro) específicamente para ellos.

La GroPro tiene muchas virtudes. Pero no es cool. Se asocia a las camisetas sin mangas y las bermudas de bolsillos laterales; no a las barbas y las fixies. Algo con lo está de acuerdo el CEO de Polaraid. “GoPro ha hecho un trabajo increíble creando una nueva categoría en el segmento de la imagen digital. Pero cuando miramos a ese mercado, creemos que puede ser mucho más grande si no está solamente dirigido a los amantes de la adrenalina —ya sean profesionales, aficionados o aspiracionales—, sino enfocándolo más al segmento del lifestyle”, dice Scott Hardy a Businessweek.

Visualmente, Cube es mucho más mona que una GoPro. El aluminio deja paso a la goma negra, y la pantalla digital desaparece. No obstante, esta apuesta por la estética no sacrifica la solidez. Sus cantos redondeados y un recubrimiento absorbe impactos la hacen resistente a las caídas, y cuenta con una carcasa especial que la hace impermeable. Todo ello con un tamaño de 35 milimetros, un homenaje casual a las vieja películas fotográficas. Más consciente, en cambio, es la incorporación del arcoiris a modo de guiño a la historia de la marca.

Otro de los aspectos que recuerdan a la Polaroid original es la simplicidad y facilidad de uso de Cube. La cámara solo tiene un botón. Pulsando una vez haces una foto, pulsado dos grabas vídeo. Un compartimento trasero esconde la tarjeta de memoria, el puerto USB para cargar la cámara y transferir los vídeos al ordenador y un interruptor para escoger entre una resolución de 720p o de 1080p. La cámara también cuenta con un imán que permite pegarla a cualquier superficie metálica sin necesidad de otro accesorio.

Cube ya está disponible a un precio de aproximadamente 80 euros. Es decir, menos de la mitad que la GoPro más barata. Claro que lo que ofrece tampoco es lo mismo. Pagas mucho menos, pero te llevas menos calidad de imagen y un campo de visión más estrecho. Cube no quiere competir con GoPro sino captar nuevos usuarios de este tipo de cámaras. Lo que nos viene a decir, en suma, es que las action-camaras no solo son para grabar cómo te tiras por barrancos, sino que también te la puedes llevar Primavera Sound sin que desentone con tu look.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar