PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Criminales o enfermos? Noruega cambia de táctica en su lucha contra la droga

H

 

El país escandinavo da un giro a su ley de enjuiciamiento criminal y apuesta por la rehabilitación antes que por la cárcel

PlayGround

16 Febrero 2016 17:17

El drogadicto es un enfermo, no un delincuente. Estamos cansados de escuchar esa frase. La hemos oído durante años en boca de médicos, terapeutas y expertos en política antidroga. Con todo, pocos países han tomado las decisiones políticas necesarias para hacer buenas esas palabras.

Suiza lo hizo a principios de los 90 asediada por la heroína, y su apuesta funcionó. Portugal se animó a la despenalización a principios de los dosmil, destinando el dinero que el Estado gastaba en encarcelar a los adictos a reconectarlos a la sociedad mediante terapias, asistencia, bonificaciones al empleo y hasta préstamos personales. Ahora es Noruega la que ha decidido seguir un camino parecido tras unas experiencias piloto que solo han dado resultados positivos.

A partir de ya, los jueces noruegos podrán dictar sentencias que obliguen a la rehabilitación, evitando el paso por prisión, cuando el delincuente adicto así lo solicite.

El cambio de óptica que se va a empezar a aplicar en el país escandinavo es simple: apostar por la rehabilitación en vez de por la criminalización.

A efectos prácticos, eso se concreta en una modificación legal para que, a la hora de juzgar delitos cometidos por drogadictos que tengan relación con su adicción, los jueces puedan elegir entre la cárcel o el tratamiento. Es decir, podrán dictar sentencias que obliguen a la rehabilitación, evitando el paso por prisión, cuando el adicto así lo solicite.


Loading the player...


Las buenas experiencias previas en Bergen y Oslo con lo que se conoce como el Narkotikaprogrammet han llevado al Ministro de Justicia, Anders Anundsen, a proponer su adopción a nivel nacional. La práctica totalidad de los partidos con asiento en el Parlamento noruego se han mostrado favorables a la propuesta.

Los delincuentes adictos tendrán que someterse a programas de rehabilitación diseñados específicamente para cada caso, teniendo en cuenta aspectos vocacionales de cada individuo

“Vamos a establecer un programa que ha sido testado desde 2006, en el que los adictos han sido sentenciados a tratamiento, con un seguimiento concreto de cada caso”, comentó Anundsen el pasado viernes.

Los delincuentes adictos tendrán que someterse a programas de rehabilitación diseñados específicamente para cada caso por un equipo multidisciplinar. Los programas incluyen atención médica, pero también una importante carga educativa, contemplando a la hora de su configuración aspectos vocacionales de cada individuo.

“El objetivo es que cada vez más adictos puedan librarse de su dependencia y cada vez menos vuelvan al crimen. Pero si los términos del programa son violados, los convictos deberán servir una condena ordinaria en prisión”, aclara el ministro.

Noruega se enfrenta a uno de los porcentajes más altos de Europa en lo que se refiere a muertes por sobredosis de heroína

Desde algunos frentes se ha criticado la medida por considerarla una reforma a medias, en tanto que la rehabilitación se concibe como “castigo” y los adictos aún son tratados como criminales. Pero en líneas generales casi todos coinciden en que se trata de un paso en la dirección correcta.

El Gobierno espera que la nueva política se traduzca en una disminución de los casos de adicción y de los delitos y las muertes relacionadas con drogas.

Hay que recordar que Noruega está en las posiciones de cabeza en Europa en lo que a muertes por sobredosis de heroína se refiere en proporción a su población, con 69.6 casos por cada millón de habitantes en 2013, sólo por detrás de Estonia.


share