Actualidad

Hay padres que están pagando para que un “experto” le ponga nombre a su hijo

Suena loco, pero existen empresas para elegir el nombre de los hijos

Todos nos hemos preguntado alguna vez qué pasaría si tuviéramos otro nombre. Si nuestros padres en vez de llamarnos Silvia o Carlos hubieran decidido jugársela y ponernos otro diferente. ¿Habría cambiado nuestra vida? ¿Tendríamos otra profesión o incluso otra forma de ser?

U n nombre es algo que te acompaña a lo largo de tu vida y que puede marcarla profundamente. Ese nombre ridículo que hacía que tus compañeros se rieran de ti, ese nombre complicado que provoca que lo tengas que deletrear cada vez que haces gestiones o ese apelativo impronunciable que te ha causado más de un problema cuando viajas al extranjero. ¿Lo peor de todo? Tu no tienes culpa alguna, y no puedes hacer nada al respecto.

Cuando vas a tener un bebé, elegir el nombre de tu hijo se convierte en uno de los puntos más importantes del proceso que conlleva ser padre. Según estudios científicos, el nombre puede determinar todo: desde el éxito en el trabajo hasta la popularidad o la conexión espiritual.

Por ello, muchos padres confundidos están recurriendo a ayuda profesional. Sí, existen agencias especializadas para elegir el nombre de tu propio hijo. Y se pagan muy caras.

Erfolgswelle es una de las agencias que ofrecen este tipo de servicio. El asesoramiento se paga a 29.000 dólares por cada bebé, y los profesionales dedican de dos a tres semanas y más de 100 horas de trabajo al proceso de elegir el nombre. Buscan nombres genuinos, que marcarán el carácter del pequeño.

Según cuenta el director de la empresa, Marc Hauser, “Erfolgswelle comprueba que el nombre no esté ya registrado y se veta si tiene cierto parecido con una marca ya existente.” Además, rastrean en la historia para que el nombre elegido no tenga lo que ellos llaman un “pasado agravante”, es decir, que haya sido utilizado de forma negativa en el pasado. Por ejemplo, Marc se eliminaría debido a su conexión con Marte, el dios de la guerra en la mitología romana, ha explicado Hauser a Bloomberg.

Sherri Suzanne dirige My Name for Life, otra de las empresas que se encarga de elegir nombres. En este caso, los servicios se ofertan a partir de cientos de dólares, y Suzanne pasa alrededor de 30 horas pensando cada nombre.

"Mientras que algunos criterios como la popularidad del nombre se pueden medir y calificar de forma objetiva, hay otras cualidades, como la moralidad o la probabilidad de éxito, que son muy subjetivos. Esto hace que un nombre pueda variar de persona a persona, de una comunidad a otra y de generación en generación”, explicó Suzanne a Bloomberg. My Name for Life incluso contacta con expertos culturales para comprobar si el nombre elegido se adapta al pasado de la familia.

Ambos expertos coinciden en afirmar que los padres se involucran mucho en el proceso y que suelen agradecer los nombres que reciben.

Por lo que parece, pagar para asegurar el futuro de nuestros hijos ya no solamente tiene que ver con invertir en una buena educación. Claro que, en este caso, obtener resultados parece mucho más azaroso.

[Vía Bloomberg]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar