PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

113 niños activistas frenan la destrucción de un bosque en México

H

 

El juez les pide ahora 1,2 millones de dólares para compensar las pérdidas generadas

PlayGround

13 Noviembre 2015 16:15

113 niños de Cancún han conseguido frenar la destrucción de decenas de hectáreas de bosque de manglar donde iban a construirse hoteles. La semana pasada, un juez concedió la petición de suspender definitivamente el proyecto, que tenía previsto edificar en 69 hectáreas.

Sin embargo la decisión del juez cotiene una dura trampa: para compensar las ganancias que el proyecto habría generado, los niños deberán pagar 1'2 millones de dólares.

Ahora, los abogados están tratando de convencer al tribunal de que no aplique esta medida contra los menores.

La lucha contra este proyecto la iniciaron activistas locales hace más de 20 años. Desde entonces, las obras han seguido adelante hasta que el pasado septiembre, cuando los niños presentaron una denuncia argumentando que tienen derecho constitucional a vivir en un medio ambiente sano.   

"Si tiramos a bajo todos los árboles, moriremos", dijo Ana, demandante de cuatro años, a Quartz: "Los árboles nos ayudan a respirar". 

Antonella Vázquez, la madre de un niño activista, cree que es importante que los niños levanten sus voces aunque tengan cinco años. Durante generaciones, afirmó, los mexicanos han tenido una actitud derrotista: "Pensábamos: '¿Para qué? Nada sucederá'". 

La importancia de un manglar


Los manglares son bosques pantanosos que crecen donde el agua dulce del río se mezcla con el agua del mar.

En las últimas tres décadas, México ha perdido el 10% de sus manglares, según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. 


En las últimas tres décadas, México ha perdido el 10% de sus manglares



La conservación de estos bosques es vital, puesto que poseen una gran diversidad biológica. En los manglares viven infinidad de especies de aves, peces, crustáceos y moluscos. Además, la densidad de sus árboles actúa como amortiguador de los huracanes que azotan el país.  

"No es sólo por el romanticismo de querer proteger a las plantas. Para la comunidad de Cancún, la protección de los manglares es una cuestión de supervivencia", dijo Araceli Domínguez, ecologista del Grupo Gema. 

[Via Quartz]

share