Actualidad

Hasta que una bomba acabó con su vida, él fue el payaso que alegró a los niños de la guerra

Los padres de Anas al-Basha dejarón la ciudad de Alepo durante el último verano y el decidió quedarse. La mujer del joven sobrevivió, pero sigue atrapada en la ciudad. Se casaron hace dos meses

Alepo, la ciudad de Siria que más ha sufrido el asedio de la guerra, pierde a un trabajador social que daba su vida para alegrar las vidas de los niños.

Anas al-Basha, un joven sirio de 24 años, murió el pasado martes en un bombardeo supuestamente lanzado por Rusia o por el gobierno de Siria. Anas se disfrazaba de payaso para ayudar y alegrar a los niños de la ciudad de Alepo.

“A él le hubiera gustado representar sus sketches para que los niños rompieran las barreras entre ellos”, declaró Samar Hijazi, compañero de Anas.

El joven sirio era el director de Space for Hope, una iniciativa de ayuda social que da soporte a 12 escuelas y cuatro centros de apoyo psicosocial situados en el este de Alepo. Además, proporciona ayudas a 365 niños huérfanos de uno de los padres o de ambos.

En este momento, Space for Hope ha suspendido sus operaciones en Alepo durante un tiempo a causa de un nuevo asalto por parte del gobierno. La parte oriental de la ciudad ha sufrido bombardeos a un ritmo sin precedentes. Decenas de miles de civiles se han visto desplazados.

Los padres de Anas al-Basha dejarón la ciudad de Alepo durante el último verano y el decidió quedarse. La mujer del joven sobrevivió, pero sigue atrapada en la ciudad. Se casaron hace dos meses.

[Vía The Washington Post]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar