Actualidad

Espejito, espejito, ¿quién es la niña más guapa?

Con sólo nueve años es una de las modelos más queridas del momento y todo a su alrededor son polémicas

Si tecleas su nombre en Google es posible que te salgan miles de resultados en todos los idiomas cuyos titulares dicen algo parecido a “la niña más guapa del mundo”. Esa es la fama que se ha ganado Kristina Pimenova, una niña de apenas 9 años que ya se ha convertido en una de la modelos más seguidas, queridas y recurridas del momento. Sus enormes ojos, casi extraterrestres, su melena rubia y sus facciones angelicales enamoran cada día a medio millón de usuarios de Instagram que admiran sus retratos, sus sesiones y los fragmentos de su vida que su madre va colgando en esta red.

Porque al igual que otras niñas-modelo de la historia, la fama de Pimenova viene provocada por el trabajo incesante de su madre por dar a conocer a la pequeña. No hace mucho podíamos ver a chicas como Tylane Blondeau, de ahora 14 años, generando titulares parecidos en revistas de moda de todo el mundo . ¿Explotación infantil? ¿Incitación a la pedofilia? ¿El deseo frustrado de fama de una madre inculcado a su hija? Ante todas las posibles acusaciones, la madre de Pimenova siempre ha sido clara, asegurando que quien vea pedofilia en su cuenta de Instagram "es un enfermo que necesita medicación”.

Demasiado jóvenes para triunfar

Como el caso Blondeau, o como esas célebres cuentas manejadas por padres en las que un montón de niños y niñas hacen monerías —gimnasias, deportes extraños, ballet, cante moderno—, la de esta modelo nacida en 2005 es sólo un ejemplo más de cómo a miles de usuarios nos encanta conocer las historias de niños prodigio condenados desde ya muy pequeños a una vida cercana a la fama. En el último año, Pimenova ya ha trabajado para firmas como Armani o Cavalli, y ha sido rostro de Vogue Bambini. La rueda que comenzó a girar en redes sociales ya es imparable, y parece que madre e hija piensan arrasar con todo lo que se les pase por delante.

“La niña más guapa del mundo” tiene el futuro asegurado. O puede que quizá dentro de unos años se de cuenta de que lo suyo en realidad es otra cosa y de que sus intensísimos ojos azules estarían mejor mirando hacia otros horizontes. Algo así es lo que ha ocurrido con Blondeau, que el pasado marzo de 2014 protagonizó un editorial para la revista francesa Jalouse. Allí aparecía con un aspecto profundamente adolescente y propio, distinto a aquel que pocos años antes convirtió a sus padres en dos de las personas más odiadas del mundo de la moda, precisamente por permitir que Vogue usara su hipersexualizada imagen con sólo 10 años. Ahora Blondeau escribe, canta, diseña y continua posando para distintas revistas pero con un aire reposado, alejándose de aquel inicio tormentoso y pasando a formar parte del club de las que como Tavi Gevinson desde los 13 han tomado las riendas de su carrera en el mundo de la moda.

Pero qué es la belleza

Lo cierto es que, a pesar de su fama y de la insitencia de su familia, Kristina Pimenova no es la niña más guapa del universo. Ni la chica más bella de Rusia. Ni la modelo infantil más bonita de Instagram. En nuestro mundo todas las niñas son bellas, y más allá de posibles incitaciones a la pedofilia o acusaciones de explotación que se le hayan hecho a su madre, lo más grave de todo esto es la obsesión por convertir en mujeres a personas que aún necesitan años de inocencia, de horas de juego y de libertad. 

Hace unas semanas veíamos un corto de la francesa Lola Rougier-Onnis en el que niñas de la misma edad que Pimenova aseguraban que preferían ser malas y bellas que feas y buenas. En este sentido, figuras como la de la pequeña modelo más querida del momento sólo consiguen que para las generaciones  venideras el éxito únicamente pueda consistir en tener una cara preciosa y reconocida por todos. Quizá si dejáramos a nuestras niñas ser niñas todo lo que quieran, y no vestirlas como mujeres, ni medir su belleza según su parecido a una top model adulta, el mundo de la moda infantil no resultaría tan polémico y terrible. Tiempo al tiempo. 

No todo vale a la hora de celebrar la belleza.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar