PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Pasajeros abandonan el avión después de ver el estado en el que llegó la piloto

H

 

Llegó tarde, vestida de calle y se puso a despotricar de Trump, Clinton y su divorcio

J.C.S.

13 Febrero 2017 16:52

Los motivos por los que se puede retrasar un vuelo son de lo más dispares. Un radar estropeado, varios tripulantes perdidos o un piloto con indigestión pueden ocasionar que llegues tarde a tu destino. Pero lo que ha ocurrido en el aeropuerto Austin es de lo más extravagante.



Antes de que despegara el vuelo 455 de United Airlines con destino a San Francisco, la piloto del avión sufrió una grave crisis nerviosa que provocó que el vuelo se retrasara 90 minutos y ella fuera sustituida.

Después de llegar varios minutos tarde, la oficial llegó con una gorra de béisbol y con ropa de calle. Se colocó delante de todos, cogió el micrófono y comenzó a hablar por el altavoz.

“Lo siento, estoy pasando por un divorcio y por eso he llegado tarde. ¿Creéis que puedo pilotar sin llevar el uniforme? Podéis votar si me cambio o no, aunque creo que estoy más guapa así”. Algo similar dijo en primer lugar, lo que muchos lo vieron como una broma entrañable que no debían tenerle en cuenta.

Sin embargo, continuó con su discurso. “No me importa si habéis votado a Trump o a Clinton, los dos son estúpidos”, dijo más tarde, según explica el pasajero Randy Reiss en su Twitter. En un momento dado, también comenzó a clasificar a los pasajeros de las primeras filas según si eran blancos y negros, sin ningún motivo aparente.

Los pasajeros, atemorizados por el estado de la persona que iba a pilotar el avión, comenzaron a pedir que abrieran las compuertas para marcharse. Los auxiliares, sin embargo, insistieron en que “estaba autorizada para pilotar” y que no podían hacerlo. Pero la piloto siguió: “Oh, no os preocupéis. Será el copiloto quien lleve el avión. Todo irá bien, es un hombre”.

Ante la insistencia de los pasajeros, que comenzaron a tomar vídeos de la esperpéntica situación, finalmente la aerolínea tomó cartas en el asunto. United Airlines pidió disculpas a los pasajeros y la mujer fue sustituida por otro piloto, no sin antes caer en un mar de lágrimas y disculparse ella misma con algunos de los pasajeros.




Reiss, el mismo que hacía unos minutos estaba tuiteando sobre la situación, acabó abrazando a la mujer mientras esperaba ser recolocado. “Ser piloto es un trabajo duro y estresante. Esta piloto no parecía estar emocionalmente preparada para hacer ese trabajo hoy, pero espero que obtenga la ayuda emocional que probablemente necesita” explicó más tarde en un comunicado.

[Vía The Washington Post]


share