Actualidad

Esta app creada en Berlín sirve para cazar neonazis

Acorralados por la tecnología en su antiguo bastión

En Berlín es habitual que los colectivos neonazis y el resto de ciudadanos jueguen al gato y al ratón. Cuando los ultraderechistas organizan una manifestación, automáticamente se genera una contra-protesta mucho más numerosa que termina por ahogarla. Para evitar enfrentamientos, las fuerzas de seguridad suelen cambiar a última hora el recorrido de las manifestaciones de los grupos fascistas: no son pocas las veces que una marcha termina en violencia, como la que convocaron grupos neonazis contra el extremismo islámico el pasado octubre.  

Cada vez más, los colectivos fascistas se camuflan en marchas contra la inmigración o contra los musulmanes. A veces incluso intentan ocultar que son ellos quienes las convocan. La administración ha alertado de que los neonazis se camuflan entre aficiones de fútbol y visten sin simbología que los identifique. En un contexto de auge de la extrema derecha en toda Europa, esta tendencia resulta preocupante para muchos ciudadanos alemanes.

Con el objetivo de sofocar estas nuevas estrategias, la organización Berlín contra los Nazis ha creado una app con el mismo nombre que permite seguir cada uno de los movimientos de estos grupos. A través de la misma es posible conocer información actualizada y mapas interactivos de las marchas. En definitiva, es una herramienta para desenmascararlas. "Los nazis utilizan los prejuicios de la gente para promover sus opiniones racistas", decía Jessica Zeller, directora del proyecto, a Business Insider. "Con esta app no volverá a ocurrir", añadía.

Alertadas por el aumento del racismo, las autoridades apoyan la iniciativa. El alcalde, Klaus Wowereit, instó a los berlineses a oponerse pacíficamente y con valentía al "discurso del odio sordo y a la propaganda de las turbas de derecha". Hay muchos elementos que permiten hacer comparativas entre la situación actual y la que vivían los berlineses antes de votar a Adolf Hitler en las elecciones de 1933: la crisis económica y las tensiones sociales fueron el mejor caldo de cultivo.

Sin embargo, la tecnología e Internet son un obstáculo para la manipulación de las masas: los ciudadanos pueden informarse y organizarse para hacer frente a mensajes perniciosos. Sin duda, Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, estaría muy enfadado.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar