Actualidad

El Amazonas se levanta en pie de guerra y esta película relata su lucha

Un país dividido por el futuro de la selva

A veces los periodistas van a buscar una gran historia, otras veces las historias los encuentra a ellos. En 2008, Heidi Brandenburg y Mathew Orzel, dos graduados de la Universidad de Newport Gales, viajaron a Perú para hacer un documental corto sobre la cultura del país. Nunca se imaginaron que en ese momento iba a salir una noticia que terminaría en una revuelta social sangrienta. El resultado de su peripecia ha sido When Two Worlds Collide, documental que registra la lucha del Amazonas por resistir.

En 2009 el expresidente Alan García había firmado un tratado de libre comercio con Estados Unidos en el que, entre otras cosas, abría la selva amazónica a empresas nortemericanas para explotar sus recursos naturales. Con esa medida pretendía asegurar el futuro económico de su país. Sin embargo, había un problema: esas tierras ya estaban ocupadas. Según Amnistía Internacional, en la amazonia peruana viven más de 300 mil indígenas pertenecientes a 59 grupos étnicos que ocupan el 60% del territorio del país, el mismo porcentaje que el ex mandatario había puesto en concesión para las empresas anglosajonas.

Los pueblos nativos se levantaron en protesta porque el gobierno no solo no les había consultado en una movida que los impactaría negativamente y porque, además, habían violado las normas que protegen a los pueblos indígenas del despojo de sus tierras y recursos en nombre del desarrollo.

A crowd gathers in anticipation of the 3rd screening of #whentwoworldscollide #sundance2016

Una foto publicada por When Two Worlds Collide (@whentwoworldscollide) el

Mientras tanto Brandenburg y Orzel habían conseguido entablar una relación de confianza con Alberto Pizango, el líder de la principal organización que agrupa a la población nativa del Amazonas. Así consiguieron una voz principal que humaniza la lucha de un grupo con fuertes vínculos a la naturaleza y su conservación, a la vez que denuncian los errores del gobierno por protegerlos.

Como si se tratase de una tragedia griega, el tercer acto toma un giro más oscuro. Cuando los más poderosos y los más marginados se enfrentan las cosas usualmente toman un rumbo sangriento. Y así, la lucha por el Amazonas estalló en un conflicto sangriento.

El 5 de junio de 2009 cientos de agentes de la Dirección Nacional de Operativos Especiales y las Fuerzas Armadas llegaron a la Curva del Diablo, en Bagua, para desalojar a cientos de personas de las etnias awajun y wampis que estaban atrincheradas en protesta. Lo que comenzó como una represión con gases lacrimógenos rápidamente descendió en un intercambio de balas y machetazos que dejó a 33 personas muertas y más de un centenar de heridos.

Pizango fue acusado de incitar la violencia y tuvo que exiliarse y el equipo de documentalistas fue intimidado. Sin embargo, en enero de este año finalmente vio la luz en el festival de Sundance, donde fue galardonado con el premio especial del jurado para mejor debut documental. Son siete años de trabajo condensados en poco más de hora y media con el que esperan concienciar al público y evitar que la selva amazónica sea deforestada.

Another full house! #whentwoworldscollide #sundance2016 #documentary

Una foto publicada por When Two Worlds Collide (@whentwoworldscollide) el

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar