Actualidad

La ‘niña del napalm’ recupera la sensibilidad en gran parte de su piel, 44 años después de la tragedia

“En algunas zonas, mi piel es suave, ¡es bella!”. La ‘niña del napalm’, ahora con 53 años, se alegra de poder sentir las caricias de su nieto

Trang Bang, un pequeño pueblo situado en el sur de Vietnam, se convirtió en un infierno en llamas el 8 de junio de 1972. Un avión estadounidense había lanzado una bomba de napalm sobre la población. Kim Phuc, una niña de 9 años, fue fotografiada en el momento en que escapaba del pueblo, sin ropa, con graves quemaduras y desesperada. Aquella niña pronto fue conocida en el mundo entero como 'la niña del napalm'. La fotografía, tomada por Nick Ut, se convirtió de forma casi automática en una de las imágenes más emblemáticas del horror de le Guerra de Vietnam.

Han pasado 44 años de ese momento y, hoy, Phan Thi Kim Phuc, la ‘niña del napalm', sonríe de alegría al saber que su piel ha recobrado su sensibilidad.

Phan sufrió quemaduras de cuarto grado en la espalda y en el brazo izquierdo. Consiguió sobrevivir gracias al mismo hombre que inmortalizó aquel momento. Ut tomó la fotografía y enseguida llevó a la niña al hospital. Allí permaneció durante 14 meses, un tiempo en el que fue sometida a 17 operaciones de injertos de piel.

Desde que le fue reconocida su condición de asilado político en Canadá, Phuc siguió recibiendo tratamiento en una clínica dermatológica en Miami, Florida. Jill Waibel, directora del centro, fue la encargada de la recuperación de Phuc. El tratamiento era bastante costoso (1.500 dólares por sesión), pero Waibel decidió no cobrarle a Phuc ni un céntimo.  

Waibel ha usado un tratamiento bastante avanzado que se basa en tecnología láser. La doctora probó más de 50 láseres distintos. Con esta terapia, la doctora Waibel ha conseguido hacer desaparecer, en gran parte, la epidermis cicatrizada y, así, poder regenerar la piel de Phuc.

Ahora, la ‘niña del napalm’ puede sentir las caricias de su nieto, gracias a la ayuda de Jill . “Nunca pensé que un día mis heridas podrían curarse y olvidar el dolor”.

[Vía Euronews]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar