PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En Brasil, murciélagos vampiros han comenzado a alimentarse de sangre humana

H

 

Estos quirópteros podrían haber variado su dieta ante la falta de sus principales presas debido a la deforestación

astrid otal

12 Enero 2017 17:54

Los murciélagos vampiros nunca habían sido Drácula. Aunque en el imaginario colectivo se mezclaran, en la realidad solo un tipo de murciélagos vampiros (el Desmodus rotundus) se siente atraído por la sangre de los mamíferos. Otros, como el murciélago vampiro de patas peludas, se han dedicado a chupar la sangre casi exclusivamente de pájaros. Nosotros no entrábamos en su menú. O al menos eso podíamos celebrar hasta ahora.



En el parque nacional de Catimbau, en el noroeste de Brasil, un grupo de científicos se ha sorprendido al detectar que murciélagos vampiros de patas peludas han comenzado a chupar la sangre de humanos durante la noche. Hasta ahora no se creía que eso fuera posible. 

"Quedamos muy sorprendidos. Esta especie no está adaptada para alimentarse de sangre de mamíferos", cuenta Enrico Bernard de la Universidad Federal de Pernanbuco en Brasil a New Scientist.

Sin embargo, se encontraron con que de 15 muestras fecales que estaban analizando de estos quirópteros, 3 de ellas contenían no solo ADN de aves, sino también humano. Es decir, no existía duda de que habían estado mordiendo a habitantes de la zona.

Las características fisiológicas de los murciélagos siempre les han llevado a hincar sus dientes en las aves porque, a diferencia de nuestra sangre que es rica en proteínas, la de los pájaros presenta mayor cantidad de agua y grasa, unos componentes que procesan mejor.

Para que lleguemos a entender cuán anómalo es que ahora se alimenten de nuestra hemoglobina, baste decir que en experimentos realizados los murciélagos preferían ayunar hasta morir de hambre antes que tragar sangre de mamíferos. Así que algo drástico ha debido de ocurrir desde entonces, y los investigadores sospechan qué es.



Las presas habituales de los murciélagos vampiros eran el guan de ceja blanca, el tinamou de patas amarillas y la paloma picazuro; justo las dos aves y la tortuga que están desapareciendo del parque nacional de Catimbau debido a la deforestación y la caza.

Ante la falta de sus principales exquisiteces, están iniciando a saciar su sed con nuestra sangre. "Se están adaptando a su ambiente y explotando nuevos recursos", manifestaba Bernard.

Las muestras fecales analizadas también incluían sangre de pollos, abundantes en las granjas de los pueblos cercanos, lo que apoyaría la hipótesis de que desesperadamente han ido en busca de comida a entornos dominados por la presencia del hombre.

Que hayamos pasado a ser uno de sus objetivos preocupa porque los murciélagos vampiros son transmisores de enfermedades peligrosas. En el pasado se encontró que eran portadores de hantavirus, un virus que puede causar problemas respiratorios potencialmente mortales para los humanos.

share