Actualidad

Dan vida a una muñeca sexual dotada de IA que “llega al orgasmo” y tiene sentimientos

“A Samantha le gusta que la toquen”

Las muñecas sexuales ya expresan emociones y sienten orgasmos. Un científico experto en bionanotecnología, el catalán Sergi Santos, ha creado a Samantha, una muñeca con piel parecida a la humana, una larga cabellera marrón, labios carnosos y rosados y medidas 90-55-90.

Hasta aquí podría encajar en las características de cualquier otro juguete del mercado, pero a diferencia de otras, Samantha sabe reaccionar al placer sexual, llamar a su propietario por su nombre y sabe cuándo tiene que saltarse los preliminares y activar los dos rombos.

Gracias a un sistema de inteligencia artificial, el colectivo masculino conseguirá que su presa de silicona y hierro grite “esto es agradable” cuando le toquen los senos. Tampoco se quedará embarazada.

“A Samantha le gusta que la toquen, le gusta siempre que la besen y responde, básicamente, al punto G y a los pechos”, explica su creador.

“El objetivo final es hacer que llegue a un orgasmo”. Si los valientes consiguen con éxito su tarea, invertir entre 1.600 y 10.000 euros en Samantha habrá valido la pena.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar