Actualidad

Si le preguntas a un chino por su email probablemente se ría en tu cara. Este es el motivo

Occidente quiere "matar" al email, pero en China nunca ha sido importante

Hace años que occidente está luchando contra el email. En 2011, el CEO de Atos originó el principio del fin del correo electrónico al prohibir que se utilizara este servicio en su empresa. En su favor, alegaba que solo 20 de cada 200 mensajes recibidos por sus empleados eran importantes. Así que no merecía la pena sacrificar tanto tiempo por un 10%.

Ahora, con Slack implantado en las empresas más importantes del planeta, cada vez más gente está abandonando este servicio como herramienta laboral. En los colegios y universidades, los campus virtuales hacen que el email ya no sea necesario para compartir archivos. Y los servicios de mensajería instantáneos como WhatsApp han acabado con cualquier tipo de interacción por email estrictamente social que hubiera entre amigos.

Sin embargo, tener una cuenta de email sigue siendo igual de importante que tener DNI. La usemos diariamente o no, todos tenemos una. Nos la piden en cada formulario que rellenamos y es la herramienta estándar para formalizar cualquier documento. En 2019, se calcula que 2.900 millones de personas dispondrán de email, y con la vinculación de las cuentas a nuestros smartphones, es seguro que seguirá siendo un servicio indispensable durante muchos años.

Vía Giphy

En China, sin embargo, esto no es así. Mientras en sectores como los videojuegos están más atrasados que en occidente, en aspectos como la mensajería virtual podríamos decir que están más avanzados. Los chinos ven las cuentas de email como reliquias de principios del 2000.

Uno de los mayores problemas que se encuentran los empresarios chinos al hablar con socios internacionales es el modo de comunicación. Aunque la mayoría de empresas tienen email, muy pocas personas lo utilizan. Lo usan solo para compromisos puntuales, pero la mayoría de veces ni recuerdan sus direcciones o tienen nombres del estilo 18475309@1634.com.

Para cualquier mensaje o archivo que haga falta enviar, utilizan WeChat.

El servicio de mensajería chino, muy similar a WhatsApp, cuenta con unos 900 millones de usuarios mensuales. Tanto para gestiones empresariales como para hablar con los amigos, WeChat es su principal opción, dejando atrás a las apps competidoras y, por supuesto, al correo electrónico.

Vía CDN

La muerte del email, no obstante, no se debe únicamente a WeChat. Ya se había dejado atrás mucho antes, aunque también por culpa de la empresa desarrolladora de este servicio de mensajería.

A finales de los años 90, mientras en occidente había 50,5 ordenadores por cada 100 personas, en China apenas se llegaba a 1,2 ordenadores por cada 100. Además, de todos ellos eran muy pocos los que tenían conexión a internet. Para saldar la situación, comenzaron a crear cibercafés en las principales ciudades, de modo que todos podrían conectarse a pesar de no tener ordenadores personales en casa.

Los cibercafés se convirtieron, poco a poco, en lugares de reunión sagrados. Pero pocos lo utilizaban para el trabajo. Eran vistos como sitios de entretenimiento constante, donde jugar a videojuegos y poder contactar con amigos. Esto último lo hacían a través de QQ, un programa de escritorio creado por Tencent –la empresa creadora de WeChat y una de las 10 compañías más poderosas del mundo– en 1999.

Muy similar a Messenger, lo que QQ proponía era descargas rápidas –ideales para los ciberacafés–, vinculación de cuentas para mantener los historiales intactos, incorporación de emojis, e incluso se acabó vinculando a QZone, una red social en la que tenías acceso a videojuegos, música, etc.

En su momento de salida a bolsa en 2004, QQ llegó a contar con más de 355 millones de usuarios registrados. Tencent se convirtió en una empresa multimillonaria que supo adaptarse a las necesidades de los jóvenes usuarios chinos (un 70% menores de 30 años). Así que, cuando en 2011 QQ ya había caído en declive y se necesitaba una renovación de formato, sacaron su joya de la corona: WeChat.

Vía Far Yet Close

Ni Facebook ni Twitter ni Instagram. Lo único que necesitan los usuarios chinos es WeChat. Tanto que se ha convertido en la vía oficial de comunicación para las empresas. Ha sido así desde el primer día, de modo que en ningún momento los correos electrónicos han tenido hueco para prestarse como una alternativa sensata

Aunuqe no solo tiene que ver con que hayan tenido siempre una alternativa mejor. Su falta de uso, también, se debe a su filosofía de vida. En Quora aseguran que tiene que ver con que los negocios en China se tratan de manera más informal y directa, hablando directamente con las personas correspondientes y dejando de lado los informes más formales.

Sea como sea, está claro que han integrado el chat tan bien a su vida que ya han matado para siempre a los emails. Y, por más que esta muerte comience a anunciarse en occidente, siguen yendo varios pasos por detrás de la situación en China.

[Vía Quartz]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar