PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un vídeo muestra por primera vez a las "mujeres de consuelo", esclavas sexuales de Japón

H

 

Se calcula que más de 200.000 mujeres de territorios ocupados fueron obligadas durante la Segunda Guerra Mundial a prostituirse en los burdeles del ejército imperial

S.L.

10 Julio 2017 13:35

US NATIONAL ARCHIVES

Mujeres de consuelo. Este es el eufemismo con el que se conocían a las esclavas sexuales de los soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Según los historiadores, alrededor de 200.000 mujeres asiáticas de países ocupados, especialmente coreanas, fueron reclutadas a la fuerza en esos años para trabajar en los burdeles del ejército imperial.

Hasta ahora, solo los testimonios de varias de las esclavas sexuales y fotografías de la época servían como evidencia de la esclavitud a la que fueron sometidas estas mujeres.

Sin embargo, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Seúl ha encontrado en los archivos de EEUU un clip que muestra a algunas de estas esclavas sexuales.

La grabación, en blanco y negro y de tan solo 18 segundos de duración, muestra a un grupo de siete mujeres descalzas colocadas en línea delante de un soldado japonés. Mientras una de ellas dialoga con él, las otras miran al suelo. Van descalzas y sucias y todo indica que eran mujeres de consuelo de la provincia china de Yunnan, anteriormente ocupada por Japón. Según el equipo de investigadores, las mujeres fueron liberadas en 1944.


Según los historiadores, alrededor de 200.000 mujeres asiáticas de países ocupados, especialmente coreanas, fueron reclutadas a la fuerza en esos años para trabajar en los burdeles del ejército imperial.


Pese al tiempo que ha pasado, las mujeres de consuelo siguen siendo un tema espinoso en las relaciones diplomáticas entre Japón y Corea del Sur. En 2015, los dos países llegaron a un acuerdo por el que Japón se disculpó y se comprometió a pagar un millón de yenes para compensar a las víctimas. Sin embargo, en enero de este año el Gobierno japonés retiró a su embajador de Corea de Sur después de que un grupo de activistas instalaran una estatua de una mujer de consuelo fuera del consulado japonés en Busan.



Según los activistas, el acuerdo de compensación de 2015 no contenía el reconocimiento de la responsabilidad legal de Japón y no proporcionaba compensación directa a las víctimas. No es la primera estatua que recuerda la vergüenza de las mujeres de consuelo. Una similar fue instalada en el pasado enfrente del consulado de Japón en Seúl.





share