Actualidad

Hubo mujeres, lo que pasa es que nos las ocultasteis

Llega a nuestro país la primera antología de mujeres poetas de la Generación Beat

Cuando había un festival de literatura importante, sus nombres no aparecían en los carteles. Cuando sus parejas decidían emprender viajes por las montañas más peligrosas de los Estados Unidos, o quizá hacia países exóticos, sus cuerpos se quedaban en casa, cuidando de los hijos, manteniendo el hogar caliente. Cuando los críticos y lectores de todo el mundo alabaron únicamente a dos o tres firmas del movimiento al que pertenecieron, sus voces se escondieron y se enterraron bajo una arena dura y áspera, aguardando a que alguien atreviera a desenterrar sus enormes libros, sus impresionantes poemas, sus importantes historias, tantas veces ignoradas.

Eso es la Generación Beat: un puñado de hombres magníficos haciendo sombra a un puñado de mujeres magníficas. Una crítica literaria y una prensa cultural empeñada en divinizar a tres o cuatro firmas, dejando a un lado la obra de quienes trabajaron con seriedad y con ambición para promover uno de los movimientos artísticos y vitales más importantes e influyentes del siglo XX. Detrás de Jack Kerouac, Allen Ginsberg o William Burroughs, siempre se mantuvieron las figuras de Lenore Kandel, Diane Di Prima o Elise Cowen.

Sus nombres quizá sonarán solo a unos pocos afortunados que hayan accedido a estudios o antologías en inglés, en donde sus poemas sobre maternidad, menstruación, amor o drogas se exhiben desgarradores. Sin embargo hoy, por fin, la traductora y poeta Annalisa Marí se ha atrevido a reivindicarlas, así como a traducir y prologar una selección de las desconocidas poetas. El resultado: Beat Attitude: Antología de mujeres poetas de la generación beat, de próxima publicación en nuestro país.

No es literatura, es una forma de vida

De adolescente, Annalisa Marí empezó a leer a Kerouac y a Ginsberg gracias a los libros que conseguía robar en Barcelona. Como ocurre con todo joven lector y aspirante a poeta, estos escritores y sus historias vitales se convirtieron en una inspiración. El budismo, los opiáceos, la literatura descarnada, la performance y esa sensación de continua modernidad ayudaban a que la fascinación de sus lectores creciera cada vez más.

Conforme las traducciones iban llegando a nuestro país, el interés de Annalisa se incrementaba. Cuando se marchó a vivir una temporada a Australia, sin embargo, descubrió un libro que hizo que toda su fascinación se convirtiera en duda y en intriga a partes iguales. En un mercadillo, la poeta española encontró un pequeño ensayo en el que se hablaba más en profundidad del movimiento beat. Autores de los que jamás había leído sus nombres, de entre ellos, le sorprendió encontrar los nombres de varias mujeres que desde entonces se apresuró a buscar.

El año 2010, en un posterior viaje a Nueva York, Annalisa sólo tenía una cosa en la cabeza: quería comprar los libros de todas aquellas autoras desconocidas. En España era casi imposible conseguirlos, pero una vez en los Estados Unidos se dio cuenta de que también resultaba difícil encontrar el material.

Algunos ensayos sobre las mujeres beats y otros textos críticos habían comenzado a aparecer en Internet y en algunas editoriales y revistas a partir del año 2000, sí; sin embargo muchos todavía estaban enfocados a sus figuras como amigas, novias o compañeras de los grandes iconos beat, y no como las escritoras y artistas que eran. En ese viaje, y por pura casualidad, Annalisa hizo conexiones con algunos artistas que pertenecieron al movimiento y que a pesar de su edad aún siguen batallando en festivales y maratones literarios míticos en los que figuras como Ginsberg participaron en su día.

Eso es la Generación Beat: un puñado de hombres magníficos haciendo sombra a un puñado de mujeres magníficas

Fue durante ese viaje cuando Annalisa Marí se dio cuenta de que tenía que hacer algo con todas aquellas emociones. Después de varios años metida de lleno en esta búsqueda, el trabajo dio sus frutos, materializándose primero en un show poético —junto a otros dos poetas leen y recorren ciudades escenificando los poemas de estas escritoras— y convirtiéndose después en Beat Attitude: Antología de mujeres poetas de la generación beat.

El libro, prologado, editado y traducido por la misma Annalisa, aparecerá en la editorial Bartleby este mes de febrero. En él se incluyen los poemas y las biografías de 10 autoras que representan sin duda la manera de escribir y de vivir que todos hemos aprendido de la generación beat, con la diferencia de que sus obras son mucho más viscerales. Desde las ya citadas Diane Di Prima o Elise Cowen, hasta otras como Denise Levertov, Ruth Weiss o Anne Waldman.

Personajes secundarios

En 2008 la editorial Libros del Asteroide publicó la memoria Personajes secundarios, de Joyce Johnson, un libro en el que se trataba de presentar al personaje de Kerouac no ya a través de su historia, sino a través de la historia de las novias y los amigos que lo rodearon. El libro fue polémico, pues descubrió una faceta distinta del movimiento beat, y dio cuenta asimismo de los vacíos que se había generado en él, hasta nuestros días.

De la curiosa memoria de Joyce Johnson habla Annalisa Marí en el prólogo de la antología Beat Attitude. Aquí la autora hace un repaso de aquellas circunstancias que rodearon a las escritoras, y reivindica en varias ocasiones sus figuras, bajo  el grito de “Hubo mujeres”. Qué triste resulta que una escritora deba considerarse a sí misma un personaje secundario durante toda su vida. Qué pena que tengan que pasar años y décadas para que por fin alguien se digne a recuperar una voz, una lucha, una obra brutal.

Qué triste resulta que una escritora deba considerarse a sí misma un personaje secundario durante toda su vida

A pesar de los recientes estudios, Beat Attitude es realmente la primera antología de mujeres beat —exclusivamente poetas— publicada en el mundo. Su criterio de selección no ha sido otro que la calidad, el peso de la firma, y también la voluntad de mostrar lo que esas 10 autoras dejaron escrito entre los años 50 y 60. Quería traer ese punto de vista fresco y femenino del movimiento, que nos hará entender mejor como lectores las reivindicaciones y entrañas de su tiempo. Para Annalisa dos de las autoras más potentes son Lenore Kandel y Elise Cowen. Ambas tuvieron historias trágicas y aunque en su juventud despuntaron, sus voces terminaron ahogadas por la muerte, el suicidio y la enfermedad.

De las poetas antologadas, sin embargo, una de las más influyentes siempre fue Diane Di Prima, con una poesía feminista, llena de sangre menstrual, de violencia y de una escritura torrencial. Este desbordamiento recuerda mucho a los poemas de Allen Ginsberg, y es aquí donde Annalisa destaca la injusticia de la crítica a lo largo de los años, ¿por qué él es un genio, y por qué ella no?

Se acabaron los personajes secundarios, se acabó esperar. Como dice la autora en el prólogo, "esta antología pretende recoger una muestra de esta literatura, que contiene y modifica lo beat". E incluso nos atreveríamos a añadir que este libro también prepara el terreno para una nueva discusión, y un nuevo discurso. Igual que hubo mujeres, hoy hay mujeres, y hoy hay esperanza. De hecho, Annalisa Marí apunta que hoy en día hay corrientes de escritores como la Alt Lit —que para ella tiene enormes paralelismos con la generación beat— en donde las voces más potentes, importantes y literarias son precisamente las de ellas. Nos aventuramos a un cambio, pero ese cambio sólo es posible con trabajo e insistencia. Beat Attitude es la primera piedra. No podemos hacer otra cosa que no sea aplaudir.

Soy mujer y mis poemas son de mujer: fácil de decir

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar