PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En Hollywood los hombres mandan... hasta en las historias de mujeres

H

 

El mayor estudio de datos realizado a partir de guiones cinematográficos demuestra desigualdades a la hora de tomar la palabra

Valentina Esponda Ornella

13 Abril 2016 06:16

Ojo al dato: las princesas Disney tienen menos diálogos que los hombres de sus películas. Incluso en cintas donde las mujeres son las protagonistas, ellos tienen la palabra mucho más rato. Personajes supuestamente secundarios como Mushu o Sebastián hablan más que Mulán y Ariel. ¿Chocante? Pues esa es una de las curiosas revelaciones de una investigación de datos llevada a cabo por Polygraph a partir de los guiones de más de 2.000 películas.

El equipo desmenuzó los guiones y clasificó cada línea de acuerdo al género y edad de los personajes. Luego hicieron sus cuentas. Y los resultados son feos, aunque ya no sorprendan.

Merece la pena seguir este link para poder consultar los gráficos interactivos elaborados por Polygrah en todo su esplendor. Para los más vagos, aquí van algunas de sus observaciones.


En el caso concreto del universo Disney, de las 30 películas analizadas, en 22 los hombres se reparten la mayoría de las frases. A nivel global los resultados son parecidos. 

De los 2000 filmes analizados, 1208 muestran un porcentaje de preponderancia masculina en los diálogos de entre el 60% y el 90%. Por encima del 90% se sitúan 304 películas. Lo contrario, es decir, que las mujeres carguen con el 90% o más del peso del guión, sucede en tan solo 8 de las películas analizadas.

En algunos largometrajes esa desigualdad tiene sentido. La cosa trata de un grupo de hombres encerrados en una base en la Antártida; simplemente no hay mujeres. En otros no hay excusa.

También la edad de los actores y sus personajes es objeto del estudio de Polygrah. Las mujeres de 22 a 31 años tienen la mayoría de las líneas, un 38% del total. A partir de esa edad, la cantidad decrece. En un mundo donde Jennifer Lawrence puede, a sus 24 primaveras, llevarse el papel de una madre divorciada de 40 estos resultados no deberían venir como un shock.

Las carreras de las actrices decaen con la edad, pero a los hombres les sucede todo lo contrario.

Los hombres jóvenes tienen el 20% de las líneas, mientras que el 39% está reservado para los que tienen entre 42 y 65. Por eso los hombres más viejos terminan como protagonistas en películas románticas con chicas que podrían ser sus hijas y actrices como Maggie Gyllenhaal, a sus 38 años, es considerada “demasiado vieja” para ser el interés amoroso de un hombre de 55.


Los hombres son como el vino, se ponen mejor con la edad. Las mujeres, en cambio, se vuelven vinagre.

Habrá quien diga que estos datos, por si solos, no explican nada. Pero la representación importa.

Las mujeres no somos un grupo social minoritario, ni mucho menos, pero casi la mitad de las películas que se estrenaron el año pasado fallan en presentar un solo personaje femenino complejo y con más de una dimensión

A la luz de estos datos, las mujeres siguen siendo meras secundarias en sus propias historias. Ya es hora de cambiarlo.



share