Actualidad

El día en el que algo cambió: cuando tuve el valor de dejar a mi maltratador

"No hubo golpes por lo que me costó años darme cuenta que estaba siendo aplastada por el control de mi ex pareja"

Cuando vives una situación de maltrato psicológico o físico, una de las consecuencias del abuso es la incapacidad de dejar a la persona que te está haciendo daño. Vives una especie de Síndrome de Estocolmo que te impide alejarte de tu agresor, aunque sepas que te está haciendo daño. Una dependencia emocional fruto del maltrato. De los golpes y de las posteriores reconciliaciones, esas que te hacen plantearte que esta vez será diferente. Y no lo será.

Lo sabes tú, lo sabe él, lo saben tus familiares y amigos. Pero sientes que no puedes escapar porque esa persona, con sus golpes y desprecios, se ha llevado una parte de ti. Hasta que un día, consigues salir.

Lo que sigue es el testimonio para The Guardian de una mujer anónima que un día consiguió escapar del infierno del maltrato.

"En San Valentín del año 2008, con una claridad desde hace mucho tiempo meditada, dejé una relación abusiva (...) Cuando era bueno, era encantador. Cuando era malo, las constantes críticas, los enfados, las explosiones de rabia, la intimidación, el aislamiento me hacían sentir tan sola y desconcertada que me hacía dudar de la realidad. ¿A lo mejor soy yo?, piensas. Pides perdón y lo intentas más fuerte".

"Me llevó un tiempo ser consciente de lo asustada que estaba, darme cuenta que mi autoestima había desaparecido. La vergüenza era horrible. Perdí mi trabajo y la confianza. Me volví económicamente dependiente de mi pareja. La terapia de pareja se convirtió en una lucha de dos contra una. No estoy segura de qué era más traumático: si los gritos de mi terapeuta o las horribles peleas que se producían cuando llegábamos a casa".

"'¿Por qué no le dejas?'. Es una pregunta ignorante. Hay un patrón de abuso: se inicia, se intensifica y se mete en tu mente. Mi ex nunca me golpeó (sí que fui amenazada), pero el abuso no es solo violencia física (...) Si alguien te fuerza a alterar tu comportamiento y lo haces porque estás asustada... estás siendo víctima de abuso".

"Si vives en constante ansiedad no es porque seas una neurótica, se llama MIEDO. Escúchalo. Si te dices a ti misma que 'todos los hombres son unos cabrones', vas a permanecer con el cabrón con el que estás. No todos los hombres son así. La mayoría son decentes y hay alguno que incluso es realmente especial. La minimización de su comportamiento extravagante con un 'todas las relaciones tienen sus altibajos' va a hacer que sigas en la relación de mierda en la que te encuentras".

"Muchas personas te pondrán excusas a su comportamiento. Pero él no hace lo que hace porque esté borracho, estresado, inseguro, porque esté traumatizado o enfermo. Lo hace porque siente que tiene derecho a hacerlo. Y esto es porque tiene ciertas creencias sobre las mujeres totalmente compatibles con nuestra cultura. Es simplemente un misógino".

   

"Pero no estás sola. Según una encuesta, el 33% de las mujeres pasa por esto. No tiene nada que ver con tus antecedentes, tu estatus social o tu religión: es porque eres una mujer. Y eso no es un delito, a diferencia de la violencia de género. Recuerda, el abandono es el momento más peligroso. Muchos hombres son extremadamente convincentes; tienes que estar preparada para las promesas y amenazas, para los amigos que te dicen que 'realmente te quiere'. Tienes que tener un plan".

"Y ese plan se llama 'ruptura', porque es algo que se rompe. Lo verdaderamente hermoso, liberador y maravilloso llegará el día de mañana cuando esté fuera de tu vida. Entonces te sentirás feliz y libre".

"Todavía no sé que es el amor, pero sé que son acciones, lo que haces. Me gustan los hombres, me encanta la compañía masculina y tengo buenos amigos. Todavía quiero amar y ser amada (...) Pero no soy una mitad, no busco alguien que me complete. No necesito cuidar pero sí apoyarme un poco en alguien, todos lo necesitamos. Y de la forma en la que lo veo, todos los hombres dignos de mi tiempo son para mí feministas (...) Los hombres decentes respetan a las mujeres".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar