Actualidad

Una mujer violada fue encarcelada durante 5 días con su violador

Ahora la justicia canadiense intenta descubrir qué ha podido pasar para que la víctima sufriera ese trato vejatorio

Edmonton Police Service

¿Qué ha podido pasar para que la justicia encarcele y obligue a una mujer violada a pasar 5 días entre rejas con su violador? Es lo que intenta descubrir las autoridades canadienses después de que saliera a la luz que hace 2 años una mujer abusada sexualmente tuvo que estar celda con celda con su abusador y luego compartir con él la furgoneta policial de camino a su propio juicio.

La mujer, cuya identidad está protegida, fue violada en 2014 por Lance Blanchard, momento en el que vivía en la calle en la ciudad de Edmonton (Canadá). El día del ataque se quedó durmiendo en el hueco de la escalera de una casa hasta que fue despertada por un hombre que sostenía un cuchillo contra su garganta.

El acosador la arrastró del pelo hacia su vivienda y mientras ella trataba de zafarse y huir, le asestó varias puñaladas. Cuando llegó la primera ayuda la encontraron cubierta de sangre y con señales de estrangulamiento.

Un año más tarde, la mujer estuvo de nuevo a pocos centímetros de su agresor. Y esta vez fue por la decisión de, nada más ni nada menos, que un juez.

Estando ante la corte para testificar sobre el asalto, el fiscal solicitó mantener a la víctima en custodia porque le costaba mantenerse despierta y contestar a las preguntas. Ella rogó que la liberaran. "Soy la víctima y mírame, estoy esposada. ¿No se supone que hay que cometer un crimen para ir a la cárcel?", preguntó la mujer a la corte.

El violador

La respuesta del juez fue detenerla 5 días más en una celda colindante a la de su agresor y llevarla de nuevo ante la corte en la misma furgoneta en la que iba él. Finalmente el violador fue condenado culpable de asalto sexual agravado, secuestro y detención ilegal. Meses después, ella murió en un tiroteo que no tenía que ver con el caso.

Ahora la ministra de Justicia de Alberta, Kathleen Ganley, ha levantado de nuevo el caso y ha pedido perdón a la familia por el trato que recibió la víctima. "Lo que está claro es que tanto las políticas como las personas fallaron en este caso", ha declarado.

Ganley apunta que es probable que todos esos errores hayan tenido que ver con que la víctima era una mujer que vivía en la calle y miembro de la tribu indígena Cree. "Una de las preguntas que me quita el sueño es cómo hubiera sido el caso si esta mujer fuera de raza blanca, con casa y no adicta, si eso le hubiera ocurrido a ella".

[Vía The Guardian]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar