Actualidad

El mundo se quiebra, las poetas lo sostienen

5 poetas brutales para celebrar el Día Internacional de la Mujer

(Imágenes de Laura Zalenga)

1. Ana Rossetti

Los críticos hablan de ella como una poeta rara. ¿Pero no deberían todos los poetas ser raros? ¿Luminosos? ¿Rebeldes? ¿Punks? Ana Rossetti lleva años demostrando al panorama poético español que se pueden hacer las cosas diferentes, y su nuevo libro Deudas contraídas, publicado en La Bella Varsovia, es una clara muestra de ello.

ARREBATADAS (I)

¿Qué ha sido de nuestras hijas? ¿Dónde están?

Qué cripta resiste impenetrable a radares, brújulas y ovillos; a la acción de las plegarias; a la misericordia de tiempo que excava rutas para el alivio y la respuesta.

¿Qué las arrebató de nuestro cada día?

Qué extraño poder las mantiene parapetadas, imperceptibles a nuestros ojos; inmunes a las sílabas que las nombran, a los anclajes que a despecho de la desesperación se lanzan en todas las direcciones.

Pues qué sino una cruel magia puede hacer que una muchacha deje de estar sobre el mundo, que hayan sido selladas todas las líneas de fuga para que no sea encontrada, ni descubierta, ni reconocida, y sus huellas se pierdan en un laberinto inmenso, en un torbellino de angustia sin descanso.

Disueltas en la nada.

Diluidas como estrellas de nieve.

Como copos.

Como se extingue la onda de un sonido en el desierto.

Sin sombra ni sangre que las siga: pura ausencia. Menos que cosas.

Menos que sombras.

El prestidigitador las escamoteó de la escena,

dividió con sierra silenciosa la caja de lágrimas.

Accionó el mecanismo de la angustia

y mostró el vacío.

Todo el vacío.

 

2. Yolanda Morató

Acaba de publicar el libro de poemas Nadie vendrá a salvarnos en la editorial La Veleta. Aunque sobre todo se la conoce por su trabajo como traductora, con este libro Yolanda Morató se proclama poeta. Una poeta llena de sensatez, de imágenes limpias que nos hacen tocarnos el pecho y preguntarnos por ese corazón extraño que a veces retumba temeroso. ¿Alguien lo salvará?

MISTERIO

La ignorancia produce risa

a los propios ignorantes.

El conocimiento produce lágrimas

a quienes lo salvaguardan.

Los llantos de unos hacen reír a otros.

Las masas suman uno.

Hay tanta gente sola.

La mediocridad es un misterio.

3. C.L. Andrada

El primer libro de C.L. Andrada es uno de esos pequeños poemarios que en cada poema se hace más grande. Esta joven poeta acaba de ver cómo nace, después de años y años de trabajo, su Morfina añeja (Ediciones En Huida), un recopilatorio en el que la muerte y la enfermedad están muy presentes, pero en el que el peso de una voz femenina y valiente acaba siendo incluso más fuerte que ellas.

LA PURÍSIMA

Vieja pesada chirriera

aún como circulada de placer

y sin mancha.

Si alguien te llamó

tu propia preñez.

Guárdatela en cruz piernas de chotino.

Una boca en el cuello,

la campana de saliva

refregando su aliento dirá:

más oportunidades perdidas.

Entre mis dedos

la membrana última de la carnicería.

4. Patricia Gonzalo de Jesús

En Raíces aéreas (La Bella Varsovia) Patricia Gonzalo de Jesús crea un universo tierno y desconcertante. Por un lado están los recuerdos —esa memoria hecha de Cola Cao, de libros polvorientos de escritoras místicas o filósofos, de escenas familiares— y por el otro está la voz fuerte —esa que pesa como una máquina, y que convierte los versos de esta poeta en pura metralla—.

TIERRA FIRME

Porque dudo.

Porque no sé.

Porque me dijeron que no sabía.

Porque de profesión, mis labores.

Porque mi cuerpo conoce canciones inauditas.

Porque prefiero ser Muriel a estar muerta y ser Ariel.

Porque Hegel no tiene quien le escupa.

Porque alguien tiene que tirar del freno de emergencia.

Porque alguien tiene que recoger las migajas.

Porque alguien tiene que evitar la hipotermia.

Porque alguien.

Porque nadie.

Porque quién.

Porque el Eclesiastés.

Porque no es eso.

Porque no es necesaria,

ni falta que hace.

5. Annie Costello

Con sólo 23 años, Annie Costello tiene una comunidad secreta de fieles lectores que entran cada día a su blog o a sus redes, para espiar esos versos que arañan y esas fotografías íntimas con las que construye su mundo. Costello va a publicar próximamente el que será su primer libro de poemas Catábasis, en la también joven editorial Raspabook. Ahora, esa comunidad secreta de fieles lectores, tendrá un objeto con olor a tinta al que adorar.

SEXO, MENTIRAS Y WHATSAPP

Voy a llorar de espaldas a ti

hasta quedarme dormida

para no inquietarte.

Voy a decirme enferma

porque hoy nadie

podría obligarme a ser humana.

Voy a llenar de emojis

este silencio

para fingir que seguimos vivos.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar