PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

A los 11 años la obligaron a casarse con su violador en Florida

H

 

Ahora, Sherry Johnson lucha para que el estado ponga de una vez una edad mínima para contraer matrimonio

alba losada

30 Mayo 2017 17:02

Cuando Sherry Johnson era niña fue violada cuatro veces por dos miembros de la iglesia a la que asistía con su familia. A los 10 se quedó embarazada y a los 11 se vio obligada a casarse con uno de los hombres que le habían arrebatado la inocencia.

Ahora, ha compartido con The New York Times la historia que retrata la terrible decisión que, en su opinión, sus padres tomaron para proteger a su agresor cambiando la vida de su hija para siempre. También ha indicado que el juez que le dijo "lo que queremos es que te cases", aprobó el enlace para cerrar la investigación de una violación cuyo resultado fue un embarazo.

Él tenía 20 años y ella era demasiado pequeña para saber qué significaba casarse por amor. "Me lo obligaron. Mi madre me preguntó si quería casarme y le contesté: 'No sé, ¿qué es el matrimonio? ¿Cómo actúo como esposa?'. Ella me dijo: 'bueno, supongo que te vas a casar'", ha recordado al rotativo.

Florida es uno de los 27 estados de Estados Unidos en los que menores de cualquier edad aún pueden casarse con la autorización de sus padres. Una legislación que deja a muchos menores desamparados sin opción de escribir su futuro.

"Fue una vida terrible", dijo Johnson al recordar como aún siendo una niña crió a los 9 hijos que acabó teniendo mientras no podía ir al instituto y discutía regularmente con su marido por los gastos que tenían en común.

Resultado de imagen de child marriages eeuu

"No se puede conseguir un trabajo, no se puede conseguir un coche, no se puede firmar un contrato de arrendamiento. ¿Por qué permitir que alguien se case cuando es tan joven?", ha lamentado a The New York Times Johnson.

Como ocurre en la mayoría de los enlaces en los que hay algún menor involucrado, su matrimonio acabó en un divorcio que le dio la oportunidad de empezar una nueva vida lejos de las vivencias del pasado. Pero nunca pudo deshacerse de ellas y acabó plasmándolas en un libro llamado Perdonar lo imperdonable.

Su historia ha acabado inspirando a la representante del estado, Cynthia Stafford, que propuso un proyecto ley con el que pretendía prohibir el matrimonio infantil en el estado. Pero nunca propesperó.

Los matrimonios infantiles, afectaron entre el año 2000 y el 2010 a más de 167.000 menores de 17 años en 38 estados, como sostiene la organización que lucha para acabar con la práctica, Unchained at Last. ?A pesar de que la organización no obtuvo datos del resto de estados, estimó que en todo el país hubo casi 250.000 enlaces durante el mismo periodo.

Hoy Johnson ha hecho de su deseo de acabar con el matrimonio infantil en Florida la causa de su vida. Una lucha con la que pretende evitar que la legislación que le arruinó la vida estropee la de otros.

share