PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La muerte más horrible es de un intenso rosa chicle

H

 

Hablamos con el ilustrador Rubén Ajaú sobre cómo convertir una simple muerte en una Muerte Horrible

Guiem Alba

11 Marzo 2015 06:00

Imagina que estás con un amigo y, de repente, te mueres por algo totalmente horrible y ridículo. Quizá te hayas tragado una aguja o te haya caído una maceta en la cabeza; el caso es que a tu amigo le ha hecho muchísima gracia, y se ríe tan fuerte que oyes sus carcajadas desde el más allá. ¿Lo peor? Visto desde fuera, tenía gracia.

El amigo que se ríe de tu muerte se llama Rubén Ajaú, pero en realidad todos le conocen como Muerte Horrible. Está a punto de sacar Matanza Sangrienta 2, un libro lleno de muertes, excrementos, amputaciones y aberraciones en general dibujadas en color rosa. Suena bien.

Los orígenes

Justo después de cortar con su novia, Rubén se puso a dibujar: creó una viñeta sobre el amor, solo que la historia de amor que dibujó era entre un soltero de 47 años con acné y un perro construido con trozos de carne de otros perros. Esa fue la primera viñeta de Muerte Horrible.

"Empecé a cuestionarme un montón de cosas sobre si la manera en que está estructurado el mundo es válida. Por ejemplo, hay una viñeta en que aparece una mierda de alien y todos la veneran, porque nunca han visto nada igual. La religión no tiene por qué ser algo serio", dice.


Sufrir una muerte horrible me parece algo maravilloso: el mundo te convierte en una especie de mártir, un rollo muy cristiano



La vida puede ser una mierda bien irónica, y Muerte Horrible está aquí para recordárnoslo: "Cuando una señora se cae en la calle y otra señora grita '¡Ay ay ay ay!' y mueve los brazos, pero no hace nada, es gracioso. En cambio, esa gente que te cuenta un chiste y te lo repite tres veces para que te rías, no... Yo creo que el humor nace de no querer hacer reír".

Magenta rabioso

Por eso, retuerce una situación que ha visto o una idea que ha tenido y lo plasma en ese rosa chillón. Eligió el rosa por pereza ("era el color que estaba seleccionado cuando abrí el programa"), pero Muerte Horrible ya no se entendería sin ese contraste del color chicle con las ideas más retorcidas.

Ese magenta rabioso que se clava en los ojos nos confirma que estamos ante un auténtico caso de muerte horrible y dolorosa.

Y aunque Rubén eligió los nombres Muerte Horrible y Matanza Sangrienta 2 porque le fascina el cine gore de terror, en realidad hay algo más tras el concepto de 'muerte horrible':

"Si Pepito se muere de un infarto, a todo el mundo le da igual; pero si Pepito se muere por caer en un barril de ácido mientras unos perros le devoran el cráneo y unos caballos le mean encima, el mundo se acuerda de esa persona toda la vida".


Eligió el rosa por pereza, era el color que estaba seleccionado cuando abrió el programa



A veces, la mejor manera de dejar huella en el mundo de los vivos es marcharte con fuegos artificiales, ya sea derretido en un barril de ácido o devorado por una tribu de caníbales.

"Aunque tengas una vida plena, te van a acabar olvidando. Por eso, sufrir una muerte horrible me parece algo maravilloso: el mundo te convierte en una especie de mártir, un rollo muy cristiano", dice.

La idea es simple: cuanto más horrible sea tu muerte, más tiempo te recordarán. Al fin y al cabo, los vivos solo quieren divertirse.



































Muerte Horrible ha venido a recordarnos que la vida puede ser una mierda bien irónica



share