Actualidad

La muerte de Nabiré deja solo 4 rinocerontes blancos en el mundo

Los cazadores furtivos han masacrado esta especie

Esta ha sido una semana triste para el mundo animal. Después del asesinato de Cecil el león, Nabiré murió esta semana por un quiste. Era uno de los cinco últimos rinocerontes blancos del mundo. Ahora, solo quedan cuatro.

El rinoceronte hembra no murió asesinado como Cecil. Vivió en cautividad desde 1983 en el zoo Dvur Kralove de la República Checa. Y aunque se tuvo que llegar a ese extremo, estuvo protegida de una de las mayores masacres que se han producido sobre una especie animal.

Al igual que sucede con los humanos albinos, las partes del cuerpo de un rinoceronte blanco –y sobre todo el cuerno- son cotizadas a altísimos precios en el mercado negro. En algunos lugares de Oriente Medio y Asia se cree que el cuerno del rinoceronte blanco tiene propiedades curativas mágicas sobre enfermedades imposibles de curar por la medicina.

Estas supersticiones desencadenaron, a finales del siglo pasado, una cacería masiva de furtivos sobre esta especie protegida, llegando a reducir al rinoceronte blanco a los cuatro ejemplares que, sin Nabiré, siguen dando vida a esta especie en la actualidad.

De los cuatro rinocerontes restantes solo queda uno macho, Sudan, que vive en la reserva salvaje Ol Pejeta de Kenia y que está protegido por guardias armados las 24 horas del día. Su esperma es el único que podría dar una ligera esperanza de que las otras tres hembras criaran otros ejemplares.

Najin y Fatu son dos hembras que viven con Sudan en Kenia. Los tres fueron transferidos a Kenia desde el mismo zoo en el que ha muerto Nabiré, con la esperanza de que las hormonas de las hembras alcanzaran niveles de normalidad en su entorno natural y pudieran reproducirse. Sin embargo, ninguna de las opciones ha funcionado. La tercera hembra, Nola, vive en un zoo de San Diego, EEUU.

En el caso de Nabiré todos los intentos de reproducción también fueron estériles. Sin embargo, nada más morir el animal, se han extraído sus óvulos para intentar fecundarlos en laboratorio. Ahora mismo se encuentran en un centro científico italiano que estudia las posibilidades de reproducirse.

Las supersticiones generaron una cacería masiva

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar