Actualidad

"Tontas como una oca, bellas como un pavo real"

La ex modelo Patrícia Soley-Beltran escribe un ensayo incendiario sobre el sexista, racista e hipócrita mundo de la moda

En una de las múltiples y reveladoras citas que incluye en el libro ¡Divinas! Modelos, poder y mentiras (Anagrama), la ex modelo y ensayista Patrícia Soley-Beltran nos cuenta que el modisto Poiret se refirió a una de sus modelos como alguien “tan tonta como una oca, pero tan bella como un pavo real”.

Históricamente, la vida de los maniquís se ha definido de esa manera: un cuerpo bonito, una cara especial, un cerebro y una boca silenciados, y, en definitiva, un soporte de (poca) carne para vender.

Soley-Beltran sabe de lo que habla porque precisamente ella ejerció la profesión de modelo durante años, colaborando con importantes marcas y viajando por el mundo como tantas otras chicas con grandes sueños y expectativas.

¿De verdad que esta es la imagen que queremos de nosotros mismos?

Ella vivió en su propio cuerpo esa sensación de serlo todo y de no ser nada, de sentirse adulada y al mismo tiempo despreciada, de tener 25 años y no ser deseada nunca más por aquellas mismas agencias que antes la amaban.

Iconos de los 90

¿Cómo se puede ser viejo a una edad tan temprana? ¿Qué haces cuando te dicen que tu carrera ya está acabada y que no puedes hacer nada al respecto?

La moda, a veces, es el arte de la sustitución. ¿Podríais mandarnos a otra como Patrícia… pero que no sea ella?, dirían los clientes, cansados de su antigua Barbie y deseosos de otra más joven, más rubia, más niña, más blanca y más inocente a la que explotar.

Por eso, Patrícia Soley-Beltran, que no era una oca sino —como los son muchas en su antigua profesión— la más bella y lista de todas las aves, decidió armarse de valor, doctorarse en sociología y escribir un ensayo incendiario sobre la industria de la moda y su trato sexista, racista y absolutamente dañino para con las mujeres.

Vivimos el auge de lo exótico, pero en realidad es un parche al racismo predominante

Con ¡Divinas! Modelos, poder y mentiras, la escritora ha ganado el prestigioso Premio Anagrama de Ensayo, un libro que promete además convertirse en referente, porque cada uno de sus capítulos, arroja verdadera luz sobre la realidad de un mundo que nos pintan como glamuroso, pero que en realidad es una cárcel que te condena y te destruye sin piedad.

¿De verdad que es esa la imagen que queremos de la mujer? O peor, ¿de verdad esa es la imagen que queremos de nosotros mismos?

De la película 99 francos

En una escena de la película  99 francos, basada en la aclamada novela del francés Frédéric Beigbeder, un personaje se refiere a una modelo de anuncio como “demasiado africana”. La modelo en cuestión es una chica normal, con la piel un poco oscura. Por supuesto, para un anuncio de yogures franceses que comprarán fundamentalmente amas de casa no es correcto que la protagonista pueda parecer un poquito árabe, o quizá un poquito latina. ¿A quién se le ocurre?

Este momento aparentemente ridículo de la película describe a la perfección lo que Soley-Beltran define como un sistema absolutamente racista. Si nos fijamos, en nuestro imaginario no caben modelos negras, ni asiáticas, ni latinas; si las hay, son más bien la excepción, y quizá éstas estén profundamente retocadas, maquilladas y vestidas hasta parecerse lo máximo posible a una chica buena y occidental. 

Ser modelo puede llegar a parecerse a vivir en una cárcel

Con la llegada de Internet, sin embargo, el abanico de posibilidades se ha abierto un poco más, y de hecho lo extraño es no encontrarse cada semana con un artículo en la prensa de tendencias dedicado a una modelo de talla grande, o a una modelo transexual, o a una modelo de alguna procedencia extraña o con rasgos exóticos.

Tess Munster

De hecho, lo exótico es hoy la nueva tendencia, pero también es un parche.

A pesar de las vueltas de tuerca, de las reivindicaciones y de las patadas al terrible canon de belleza,  el canon siempre estará ahí.

La mujer delgada, alta, de piel delicada y ojos enormes —como Cara Delevingne, o Miranda Kerr o Nadia Vodianova— seguirá siendo nuestra guía pase lo que pase y por mucho que los titulares de las revistas de moda hagan viral a la última modelo con vitíligo, a la nueva musa de 120 kilos, a la mujer de 80 años que sigue protagonizando portadas o a la chica con Síndrome de Down que consiguió cumplir su sueño y dedicarse a aquello que más ansiaba: ser un maniquí. 

Winnie Harlow

Un parche sirve precisamente para eso,  para ocultar la realidad a base de pequeñas píldoras que nos harán creer que algo está cambiando. Pero Patrícia Soley-Beltran reconoce que el sistema está podrido y que, "a pesar de sus pretensiones progresistas, la industria de la moda sólo será radical si logra escuchar los discursos críticos y modificar sus propias estructuras y sistemas de producción"

¡Divinas! Modelos, poder y mentiras pretende actuar aquí como arma de fuego, como pieza fundamental para una lucha que sólo se ganará cuando entendamos cómo funciona esa industria que afecta a diario a nuestra manera no sólo de vestirnos, sino también de relacionarnos, de entender a las personas e incluso de mirarnos a nosotros mismos.

Soley-Beltran quiere que esa mirada comience a ser distinta, y por eso se desnuda ante estas páginas narrando desde su propia experiencia y creando una biografía de la moda como nunca nos la habían contado, pero como siempre habíamos merecido conocer

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar