Actualidad

Los modelos desfigurados que conquistaron la fotografía de moda

La fotógrafa Denise Prince dinamita el mensaje artificial que se oculta tras los retratos de una marca de lujo

Una playa artificial reconstruída en un plató, un grupo de bellas modelos con poses imposibles, túnicas coloridas y grandes dosis de Photoshop. Cuando la fotógrafa Denise Prince vio el catálogo de la firma italiana Missoni sintió la necesidad de subvertir su mensaje, de dinamitar los estrechos límites con los que la cultura ha cercado la idea de lo bello.

“Las imágenes empezaron a brotar en mi cabeza. En lugar de las modelos del catálogo (fantasmagóricas, abiertamente perfectas más allá de la realidad) vi a gente que había pasado por experiencias que no podían ser negadas, retocadas o ignoradas”, cuenta la artista en la web de fotografía Feature Shoot.

Entonces comenzó a reclutar personas que habían pasado por experiencias traumáticas: supervivientes de guerra con la cara desfigurada, gente con malformaciones de nacimiento, víctimas de la anorexia…y las convirtió en los nuevos rostros de Missoni. Gente que ya ha aceptado su estado, que ha aprendido a convivr con su propio cuerpo y no siente reparos en mostrárselo a un mundo que suele negar la existencia de esas realidades o enterrarlas en algún lugar recóndito de su mente.

Llamó a su proyecto Tractatus 7, por esa frase de Wittgenstein que reza: “de lo que no se puede hablar, es mejor callar” y dejó que las imágenes expresaran lo que ni siquiera el lenguaje puede abordar.

[Vía Feature Shoot]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar