PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

De la incorrección al mal gusto: Urban Outfitters no respeta ni las matanzas estudiantiles

H

 

La nueva línea vintage de la polémica marca comercializa una sudadera 'en recuerdo' a la matanza estudiantil de la Universidad de Kent

Leticia García

16 Septiembre 2014 12:31

No pasa un mes sin que Urban Outfitters desafíe la corrección política con alguno de sus productos. Han vendido versiones de Monopoly de barrios desfavorecidos llamadas Ghettopoly, camisetas con mensajes incitando a la anorexia (“Come menos”), al alcoholismo (“Vota por el vodka”) o a la depresión. Diseñaron, antes y de forma más explícita que Zara, una camiseta con la estrella que los nazis obligaban a llevar a los judíos. Estamparon la imagen de un palestino armado sobre el mensaje “victimizados” en otra de ellas. Y esos son sólo algunos ejemplos.

Pero la sudadera que la marca americana vendía hace unos días en su página web sobrepasa con creces la controversia y apela, directamente, al mal gusto:

Dentro de su nueva línea de ropa vintage (“prendas únicas cuidadosamente seleccionadas en almacenes de Los Ángeles  y mercadillos de todo el mundo”, según cuentan en su página ) la marca puso a la venta una sudadera antigua de la Universidad de Kent, agujereada y llena de manchas rojas que imitaban a manchas de sangre.


El 4 de mayo de 1970, la guardia nacional mató a tiros a cuatro estudiantes e hirió a otros nueve en dicha universidad. Unos, se manifestaban en contra de la invasión de Camboya, otros pasaban desgraciadamente por allí.

Cuarenta y cuatro años después, Urban Outfitters vende, por cien euros, una sudadera de la época estratégicamente agujereada y manchada de rojo. Y por si quedaba alguna duda, en la descripción del modelo podía leerse:

“Desgastada y perfectamente agujereada, esta sudadera vintage tiene un corte holgado y cómodo. Está en excelentes condiciones y sólo tenemos un único modelo. ¡Cómprala o te arrepentirás!”

Y, efectivamente, algún amante del coleccionismo con pocos escrúpulos se hizo con ella, porque en la web ya aparece como agotada.

Ayer la compañía emitió un comunicado disculpándose y afirmando que las manchas y los agujeros son, simplemente, producto del desteñido y del envejecimiento del tejido. En definitiva, tomando una vez más por tontos a sus críticos.

La universidad de Kent, por su parte, ha emitido un comunicado en el que declara que dicha prenda es una gran ofensa hacia los acontecimientos ocurridos:  “Está más allá del mal gusto y frivoliza con unas muertes que aún hoy conmocionan a la comunidad”, afirman.

¿Hasta dónde están dispuestas a llegar las marcas para despertar la polémica y que se hable de ellas? No se puede decir que el de Urban Outfitters sea un error aislado. Ha apelado tantas veces a la incorrección y al mal gusto en sus diseños que hasta se podría afirmar que le interesa  posicionarse como una marca “polémica y políticamente incorrecta”.

Desafortunadamente, parece que ya no basta con jugar al doble sentido y aludir a causas sociales, raciales y políticas. Quizá nos hayamos acostumbrado a ver cómo la moda frivoliza con problemáticas serias y seamos casi inmunes a sus juegos polémicos. Desde luego, vender una sudadera ensangrentada en “recuerdo” a una matanza es adelantar, con mucho, a todos las marcas que compiten en la carrera de la incorrección política.

share