PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Ni modelos ni actrices: la culpa de nuestros complejos la tiene Instagram

H

 

Según un estudio, los selfies retocados son la causa de que miles de mujeres odien sus cuerpos

Leticia García

29 Octubre 2014 10:31

Hace treinta años, la revista Glamour realizó una encuesta para comprobar cuáles eran los estándares de aceptación de las mujeres respecto a su cuerpo. Este año han vuelto a ponerla en marcha, y la cifra se ha disparado: si en los ochenta, un 41% de las encuestadas se sentía a disgusto con su apariencia, hoy el 54% de las mujeres de entre 18 y 50 años odia su cuerpo.

Pero lo sorprendente no es que la media de peso se haya reducido de entonces a ahora, ni siquiera que una revista femenina (que normalmente exhibe a mujeres perfectas entre sus páginas) sea la responsable del estudio. Porque ni modelos ni actrices son las culpables. La culpa de que los complejos femeninos se hayan extendido la tienen las redes sociales. Es decir, las fotos con filtro, los retratos con poses estratégicas, las mujeres normales en escenas idílicas vestidas con sus mejores galas.

Todo el mundo sabe que las celebridades no son de verdad, que cuentan con entrenadores personales y dietas personalizadas, que viven de su imagen. El problema son las demás: las que compiten por un mayor número de likes, las que pasan por Photoshop antes que por Instagram. Es la percepción que tienen las mujeres de las otras mujeres de su entorno la que las hace perder confianza en sí mismas.

¿Mi cuerpo es peor que el de Serena Williams?

En el estudio se mostró a una parte de las encuestadas la imagen de tres de ellas en bikini con el rostro tapado: confesaron estar en inferioridad de condiciones. Al otro sector se les enseñó la foto con el rostro descubierto. Se trataba de Serena Williams, la modelo Alessandra Ambrosio y la cantante LeeAnn Rhymes. A este sector no les afectó.

La cosa se fue agravando: cuando se les preguntó cuantos kilos más podrían soportar sin tomar medidas, el 30% contestó que, como mucho, uno.

"Me comparo con mis amigas de Facebook e Instagram todo el tiempo. Respecto a las actrices, sé que es su trabajo estar así y no espero parecerme a ellas, pero con la gente que conozco es distinto. Si ella puede, ¿por qué yo no?", comenta una de las encuestadas, Betthany Everett, de 27 años. "Si los selfies que posteo consiguen menos likes de los que espero, me pregunto: ¿Soy fea?", cuenta otra de las participantes, Kate Halliwell, de 19 años.

Curiosamente, el 60% de las encuestadas afirma haber retocado sus fotos alguna vez antes de subirlas a las redes sociales. Sin embargo, se olvidan de que otras están haciendo lo mismo cuando comparan sus cuerpos.

Entre las tendencias recientes que ha dado instagram estos últimos meses se encuentra el Bikini Bridge (que sobresalgan los huesos de las caderas al llevar traje de baño) o el Thight Gap (tener los muslos tan delgados que apenas se toquen al juntarlos), dos hashtags populares entre los autorretratos de miles de usuarias. Ahora sabemos que los culpables de que la mitad de la población femenina no tolere mirarse al espejo son ellos, y no las portadas de las revistas. 

O al menos eso es lo que asegura Glamour.

share