Actualidad

La moda se rebela contra la depilación y el terrorismo de Photoshop

Vello púbico y curvas, ¿ha vencido el feminismo a los estereotipos sexistas?

La semana pasada, American Apparel armó un follón que dio la vuelta al mundo. En una de sus tiendas de Nueva York los maniquíes amanecieron exhibiendo su frondoso vello púbico, y en seguida saltaron las alarmas: artículos, parodias, conversaciones de twitter larguérrimas, mujeres orgullosas, mujeres escandalizadas, hombres que no daban crédito y, sobre todo, muchas preguntas. ¿Pelo sí, o pelo no? ¿Qué hago yo ahora después de haberme fundido los ahorros con el láser? ¿Tanta dolorosa cera en la zona perineal para esto? Si es cierto que al final el pelo vuelve, ¿no podríamos habernos ahorrado el circo de la carne de pollo?

Lo que parecía algo anecdótico y jocoso ha acabado por convertirse en un verdadero debate púb(l)ico e intelectual. Sin ir más lejos, el pasado domingo, The Guardian publicaba una columna titulada “El año del arbusto”, en donde la periodista Emer O’Toole analizaba los casos de American Apparel, la reivindicación pelona de Cameron Díaz y hacía un repaso de la historia reciente de la depilación, para acabar con la advertencia de que quizá ya sea hora de vencer ciertas modas estúpidas y, al fin, despertar.

Pero la polémica no acaba aquí. Después de descubrir las fotografías “reales” del reportaje de Lena Dunham en Vogue, muchos nos hemos llevado las manos a la cabeza preguntándonos hasta dónde se supone que va a llegar esta obsesión por photoshopear las vidas de las mujeres. ¿No era Dunham una inspiración y un ejemplo de naturalidad? Si sabía que para Vogue la imagen es más importante que la propia persona, ¿por qué se presta a que “mutilen” así su cuerpo?

La marca de ropa interior americana Aerie también ha dado un paso en lucha contra el Photoshop. Su última campaña está dirigida a un público joven y la protagonizan chicas que no han recibido ni un solo retoque. Culos que son culos, pechos que son pechos, vientres y muslos al natural, imágenes que sin embargo resultan tan hermosas como chocantes. ¡Así que esto es una mujer de verdad! ¡No teníamos ni idea!

Puede que pronto llegue el día en que una se mirará al espejo y no se sentirá terrible cuando encuentre un pelo por aquí, una arruga por allá o una chichita que sobresalga más de lo que la sociedad desea. Quizá las feministas estén ganando la batalla. O quizá seamos nosotras (y también nuestros compañeros) las que al fin hemos aprendido a mirarnos de un modo sincero. Sea como sea, esta guerra continúa.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar