PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La moda del futuro viene a acabar con la videovigilancia

H

 

El diseñador Andy Harvey crea CV Dazzle, una línea de maquillaje y peluquería para proteger tu privacidad

Alba Muñoz

30 Julio 2014 10:46

Uno de los ejemplos más rocambolescos de la vigilancia digital en nuestro tiempo es el programa Janus (sí, lleva el mismo nombre que la conspiración de la serie Utopía) de Estados Unidos, con el cuál será posible recolectar fotografías de los rostros de sus ciudadanos en las redes sociales y en feeds de vídeo públicos. Las máquinas harán el resto: transformarán todos esos datos en algoritmos que emparejarán esas imágenes con una imagen biométrica. Si un día paseas por una calle de Estados Unidos y te graba una cámara de seguridad, serás identificado al instante gracias a esa tecnología de reconocimiento facial.

Eso, claro está, si tu cara esté a la vista y libre de elementos distorsionadores.

Precisamente de esto se está encargando el diseñador Andy Harvey, uno de los máximos exponentes de la fusión entre innovación e imagen. Con su línea de maquillaje y peluquería DV Dazzle Harvey da respuesta a la necesidad de privacidad de los ciudadanos. "Mi proyecto explora cómo la moda puede ser utilizada para camuflarse de la tecnología de reconocimiento facial. El nombre proviene de un tipo de barco de camuflaje que se utilizó durante la Primera Guerra Mundial, el Dazzle, que utilizaba diseños de inspiración cubista para romper la continuidad visual de una batalla", explicó a The New Your Times.

En el mercado ya destacan algunas propuestas textiles para defendernos de la tecnología de control, pero las propuestas de peluquería e imagen de Harvey son algo nuevo en el sector: se trata de maquillaje de vanguardia que persigue la misma idea que el barco de camuflaje, romper la continuidad visual del cabello y del rostro para hackear a las máquinas que intentan identificarnos. La simetría y las tonalidades naturales así desaparecen.

Los sistemas de reconocimiento facial son sencillos, muy baratos y conforman un sector no regulado. Por eso su utilización está creciendo de forma exponencial en empresas y gobiernos. Más allá de los beneficios que supone en nuestros dispositivos móviles, la seguridad traspasará con creces nuestro derecho a la privacidad, tal como advirtieron los escritores de ficción y como lo hacen ya numerosos expertos. Y este tipo de "maqueo activista" empieza a ser una tendencia: se hacen fiestas feministas donde maquillarse contra la vigilancia es el dress code, y surgen expresiones como "hoy llevo el dazzle" u "hoy voy dazzle".

Estos nuevos modelos estéticos pueden resultar interesantes tanto para la comunidad hacker como para aquellos que se interesan por las tendencias del futuro. En este caso, se trata de una moda útil que no sólo busca definir una estética personal: suena extraño o muy cool, pero se trata de un maquillaje anti cara.

Andy Harvey

andyharvey

andyharvey

share