PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“Tienes 60 minutos para salir de este mundo paralelo”

H

 

La moda de las 'escape rooms', o escapar de una habitación en una hora a base lógica e ingenio, triunfa a lo largo y ancho del globo

M.Y.

28 Diciembre 2016 06:00

La puerta se cierra a tus espaldas y el tiempo empieza a correr. Tienes 60 minutos, decenas de enigmas que descifrar y la compañía de tus amigos para conseguir salir de tu encierro. La última experiencia de moda se llama 'escape room' y consiste en llevar los retos escapistas de cierto tipo de videojuegos al mundo tangible.

Combinando elementos de los juegos de rol, las casas embrujadas y las aventuras de Indiana Jones, las experiencias de escapar de una habitación utilizando el ingenio y la capacidad de meterte en una situación que parece sacada de la trama de una película triunfa por todo el globo.

Desde EEUU hasta Filipinas, son muchas las ciudades que esconden entre sus calles pequeños refugios en los que poner a prueba nuestra lógica y talento para desvelar el misterio. Su popularidad es tanta que el Financial Times incluso las ha descrito como "la tendencia de entretenimiento que más rápido ha crecido desde el cine".



La proliferación de estas atracciones es una muestra de su creciente popularidad. En 2013 en todo Reino Unido solo había una escape room, actualmente hay 528. Más de la mitad de esas han abierto en el ultimo año. En EEUU se ha pasado de tres escape rooms contabilizadas a principios de 2014 a más de 800 a día de hoy. 

Hay salas en ciudades como Tokio o Moscú, pero también en pequeños pueblos de la campiña inglesa, en bares de moda e incluso en el interior de uno de los cruceros más grandes del mundo.

¿En qué se basa su éxito?

A ciencia cierta, no se conoce dónde surgió por primera vez una room escape. Hay rumores de que pudieron nacer en Silicon Valley o en Hong Kong aunque existe un consenso que sitúa las primeras escape rooms europeas en Hungría.

Estén donde estén, todas siguen el mismo funcionamiento. En la estela de los videojuegos de los 90 como Myst o Escape from Monkey Island, en las escape rooms eres tú en persona el que está dentro de la aventura.


Combinando elementos de los juegos de rol, las casas embrujadas y las aventuras de Indiana Jones, las experiencias de escapar de una habitación utilizando el ingenio y la capacidad de meterte en una situación que parece sacada de la trama de una película triunfa por todo el globo


En vez de dejarte los ojos ante los píxeles de la pantalla, interactúas con el lugar, buscas los objetos que pueden ser pistas e intentas resolver los acertijos que los creadores de la sala han preparado. La principal diferencia es que en las escape rooms estás además acompañado de varios compañeros, ya que solo se puede vivir la aventura en grupos de 2 a 6 personas.



Cuando estás dentro de la habitación decorada y llena de cachivaches, tu mente se teletransporta a un mundo paralelo. Dejas atrás tu vida rutinaria para meterte durante una hora en una verdadera aventura. Puede ser que acabes en Hogwarts, descubriendo a capos de la mafia o viviendo en tus carnes un mundo distópico tipo 1984.

En cualquier caso, es precisamente esa capacidad de abrir mundos el principal atractivo de las escape rooms. Eso, y la satisfacción de desvelar un enigma que antes de ti han resuelto miles de personas.


Cuando estás dentro de la habitación decorada y llena de cachivaches, tu mente se teletransporta a un mundo paralelo. Dejas atrás tu vida rutinaria para meterte durante una hora en una verdadera aventura


"Creo que estamos llegando a un punto en la sociedad en la que los bienes materiales no son tan importantes. La gente quiere recuerdos, quieren experiencias. Los bienes materiales que necesitas para vivir la mayoría de las personas los pueden asumir. Y la gente está pensando, 'bueno, puedo comprar más bienes mundanos pero en realidad no quiero llenar mi casa con todas esas cosas, quiero tener más experiencias, más recuerdos'", asegura a The Telegraph Ken Ferguson, autor de un blog dedicado a puntuar escape rooms en distintas partes del mundo.



Los creadores de estas experiencias aseguran que la combinación de teatro y videojuego es realmente atractiva. La mayoría de ellas, llegó al mundo del emprendeduría alrededor del escapismo después de haber participado en una de esas aventuras.

La sensación de satisfacción por lograr resolver los enigmas es un factor importante de este tipo de experiencias. La sensación de logro especial, sin embargo, es completamente falsa. Los creadores de estas habitaciones se han encargado de estudiar todos los detalles, las opciones y las respuestas correctas para que solo te quede seguir su plan sin que te des cuenta. Crees que eres libre, pero cada uno de tus pasos ha sido perfectamente calculado.

"He visto un grupo completamente diferente de personas que hacen las mismas cosas, dicen las mismas palabras. Sé todos los puntos de la trama de esta película, pero el reparto es cada vez distinto... Es una cosa tan maravillosa ver a la gente participar", asegura Minkette, una creadora británica de escape rooms.


Los creadores de estas habitaciones se han encargado de estudiar todos los detalles, las opciones y las respuestas correctas para que solo te quede seguir su plan sin que te des cuenta


Si has llegado hasta aquí puede que te estés preguntando: ¿qué pasa si no consigues salir de la habitación en 60 minutos?

Aunque parte del éxito se encuentre en esa presión de ver como las agujas del reloj se van moviendo, las experiencias están especialmente configuradas para hacerte sentir bien, no angustiado.

Mientras tú buscas la respuesta en la habitación, todo un manojo de cámaras te vigila para poder guiarte si te atrancas. Porque las escape rooms no son un lugar peligroso y la aventura no es de cuestión de vida o muerte. Si se te acaba el tiempo, solo tendrás que sufrir el aullar de las sirenas y las luces encendidas que recordarán que durante una hora viajaste a otro mundo sin salir de este.

[Via The Telegraph]

share