Actualidad

El homenaje de la vergüenza, o por qué todo el mundo está reprobando esta foto

Esta ministra noruega quiso rendir un homenaje pero todo el mundo creyó que hizo el ridículo

Para sentir lo que sufre un refugiado solo hace falta lanzarse al mar con un traje salvavidas. Al menos así lo creyó Sylvi Listhaug, la Ministra de Migración e Integración de Noruega que ha incendiado las redes sociales tras un homenaje que no ha dejado indiferente a nadie.

Listhaug, en un esfuerzo para recordar a los trabajadores del buque noruego Peter Henry von Koss, encargados de rescatar a refugiados varados en las costas de Grecia, se lanzó al mar de la isla de Lesbos con una escafandra protectora.

Sin embargo, y aunque la intención era buena, su homenaje no ha sentado especialmente bien. Estas fueron sus palabras al respecto:

"No puedes ponerte en la situación de los refugiados. Pero puedes verlo desde la perspectiva y experiencia de estar en el agua de la misma forma que ellos".

Pese a que después quiso recular y decir que "no es comparable" ya que "los refugiados no tienen un traje salvavidas", la jugada no le salió muy bien. Y las redes sociales no tardaron en recoger sus declaraciones:

"La semana que viene: Sylvi Listhaug cierra los ojos para experimentar la ceguera".

"Voy a sentarme en una silla durante cinco minutos. Así sentiré realmente lo que siente un paralítico".

La postura de la ministra, que pertenece a un partido político conservador y liberal con una postura poco tolerante con la inmigración, ha sido criticada duramente por los sectores de la izquierda del país. Y no han servido de mucho sus declaraciones posteriores, en las que obviaba su comparación con los refugiados para seguir alabando a los trabajadores del navío que "han salvado más de 3.000 vidas".

No obstante, Listhaug no es la única en haber convertido un homenaje en un acto ridículo y bochornoso. Antes que ella, el activista chino Ai Weiwei, famoso por haber destapado varias tramas corruptas del gobierno de la República Popular China, quiso denunciar la crisis de los refugiados con la siguiente imagen:

Ai Weiwei se mantiene en la misma postura y en el mismo lugar que el fallecido Aylan Kurdi, el ya convertido en símbolo por excelencia de los refugiados. Una performance exenta de gusto que fue tan vilipendiada como el acto de la ministra.

Homenajes que se convierten en banalizaciones, pPalabras lanzadas que se vuelven ridículas al ser escuchadas… Cuando ocurre una desgracia, aparecen ofrendas que, aunque con buena intención, en ocasiones ridiculan una situación trágica. Y si no que se lo digan al periodista Carlos Herrera, que ya sufrió la furia de las redes tras subir este selfie después de los atentados de París:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar