Actualidad

Tienen 750 millones y un objetivo: aniquilar a Amazon

Fundada por dos ex-trabajadores de Amazon, Flipkart es el líder del comercio online en la India. Y quiere más.

Aunque comparten apellido, son originarios de la misma ciudad y estudiaron en la misma universidad, Sachin Bansal y Binny Bansal no son familiares. De hecho, no se conocieron hasta que coincidieron trabajando en el mismo departamento de Amazon. Ahí se hicieron amigos y decidieron iniciar su propia tienda online. Juntaron sus ahorros y lanzaron Flipkart desde un apartamento de Koramangala, India. Durante 10 días no vendieron absolutamente nada. Siete años después, acaban de conseguir 750 millones de euros en una sola ronda de financiación. Nunca nadie había logrado algo parecido en la India.

Desde su fundación en 2007, Flipkart ha seguido un camino similar al de Amazon. Empezó vendiendo libros y hoy dispone de toda clase de productos, de ropa a tecnología pasando por joyas o películas. Su modelo de negocio es el mismo que el de Amazon Marketplace o Alibaba: pone en contacto a vendedores con clientes y se lleva una comisión de todos los productos que se venden. Hoy cuenta con 22 millones de usuarios registrados y el año pasado vendió productos por valor de 800 millones de euros. Pero Sachin y Binny quieren más.

“Creemos que la India puede generar una empresa de Internet de 75.000 millones de euros a lo largo de los próximos 5 años, y queremos ser esa empresa”, dijo Sachin al Wall Street Journal. Esto minimizaría la porción de Amazon en el creciente mercado del comercio electrónico en la India. La empresa de Jeff Bezos lanzó su marketplace en el país el pasado año. A pesar de que los números de su primer año han sido notables —15 millones de productos y 150 millones de euros en ventas, según un informe de Wharton—, todavía están lejos de los de Flipkart.

Amazon tiene un problema: 2.500 millones de personas.

A pesar de que su reinado en occidente es indiscutible, Amazon se está encontrando con una creciente competencia en los países emergentes. Del mismo modo que Flipkart en la India, OZON y Alibaba ya han destronado a Amazon en Rusia y China, respectivamente. Todas ellas tienen algo en común: han sabido captar las particularidades de unos mercados con necesidades muy distintas a las de Estados Unidos y la Europa Occidental.

“Muchas de las cosas que las empresas dan por sentado en términos de ecosistema económico no existen o no están desarrolladas en la India. Tienen que empezarse de cero. El concepto de pago en efectivo en entrega, las devoluciones y reembolsos o la obsesión por obtener la mejor relación calidad-precio son cosas que necesitan soluciones locales. Transplantar los modelos de Estados Unidos no funcionará”, decía el empresario e inversor indio K. Ganesh a Wharton. Es exactamente la misma situación que llevó a OZON a crear su propio servicio de mensajería y a Alibaba a lanzar su propio equivalente a PayPal.

En todo caso, lo más preocupante para Amazon no es el presente, sino lo que está por venir. Ya sea en el comercio de proximidad o en el comercio electrónico masivo, todo acaba reduciéndose a una cuestión de confianza. Y llegado el momento de escoger, probablemente los ciudadanos de los países emergentes opten por fiarse de aquellas empresas pensadas específicamente para ellos. El problema de Amazon es que estamos hablando de más de 2.500 millones de personas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar