PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Bruselas quiere expulsar a más de un millón de migrantes 'sin papeles'

H

 

La Comisión Europea ha presentado un plan para acelerar la expulsión de todas aquellas personas que residan de forma irregular en los países de la Unión

PlayGround

02 Marzo 2017 18:38

La Comisión Europea ha sido tajante: los estados miembros deben expulsar de sus países a más de un millón de personas que viven de forma irregular en la UE. El comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, ha presentado este jueves un plan para acelerar los retornos de los inmigrantes y ha pedido que se amplíen los periodos de detención de los migrantes irregulares.

"En algunos países, los periodos legales de internamiento son muy inferiores a los que permite la directiva europea. No bastan para completar los procesos de readmisión de esos migrantes", ha declarado el comisario.

Según su recomendación, serían más de un millón las personas potenciales de ser expulsadas de las fronteras europeas, aunque todo apunta a que la estimación es inferior al número real de personas irregulares.

De los 2,6 millones de personas que han solicitado asilo en la UE, Bruselas considera que 1,1 millones deben ser deportadas, pero los cálculos no incluyen a todos aquellos migrantes que llegan de forma irregular pero no piden asilo. Ellos, según la Comisión, tampoco tienen el derecho de quedarse.


De los 2,6 millones de personas que han solicitado asilo en la UE, Bruselas considera que 1,1 millones deben ser deportadas


"Los retornos son parte de las políticas migratorias y no se aplican con la efectividad que deberían", han afirmado diversas fuentes oficiales al periódico El País. En estos momentos, la UE deporta al 36% de las personas que residen de forma irregular en Europa. Para apoyar e intensificar esa labor, el Ejecutivo comunitario desembolsará este año 200 millones de euros adicionales.

Debido al intenso debate migratorio creado en torno a la crisis de refugiados de los últimos años, la UE aprovecha la distinción entre los migrantes a los que dan asilo por huir de un país en guerra y a los que se deportará porque no tienen derecho a ser acogidos por ser migrantes económicos. Bruselas entiende que la expulsión de estos últimos permitirá disponer de más recursos para integrar a los primeros.

share