Actualidad

Más de 1.000 presos palestinos están en huelga de hambre en Israel

Los encarcelados piden al Gobierno israelí que acabe con los malos tratos que sufren en las prisiones y denuncian que el país ha establecido un "apartheid judicial"

Hay más de 6.500 presos palestinos entre rejas en Israel. Este lunes, durante la conmemoración del Día Nacional de la Solidaridad con los Presos, alrededor de 1.500 reclusos han iniciado una huelga de hambre indefinida como protesta por las condiciones de las cárceles.

El precursor de la convocatoria fue el histórico líder de Al Fatah, Marwan Barguti, que cumple cinco cadenas perpetuas desde hace 15 años. Desde la cárcel de Hadarim en Israel, Barguti, quién también fue el principal dirigente de la Segunda Intifada (2000-2005), escribió un artículo para el New York Times, donde denunció haber sido "testigo y víctima del sistema ilegal de Israel de detenciones arbitrarias en masa y malos tratos a los presos palestinos".

"Israel ha establecido un apartheid judicial que garantiza la impunidad para los israelíes que han cometido delitos contra los palestinos y que criminaliza la presencia de la resistencia palestina", indicó Barguti, que es el favorito para suceder a Mahmood Abbas como presidente de la Autoridad Palestina.

Los huelguistas exigen más flexibilidad para las visitas, la mejora de las condiciones médica, la política de traslados, el fin del aislamiento y la liberación de los prisioneros enfermos. No están solos, porque este martes cientos de palestinos en Gaza y Cisjordania han mostrado su apoyo a los reclusos en las calles. En Belén, la protesta terminó en una batalla campal.

"Cuando los presos hacen una huelga de hambre sienten la libertad. Es una forma de resistir la ocupación. Podemos ganar la batalla contra ella con nuestros estómagos vacíos y es un mensaje para la comunidad internacional y para la gente libre en todo el mundo: los palestinos quieren libertad", ha declarado a Euronews Khader Adnan, antiguo prisionero.

"Cuando los presos hacen una huelga de hambre sienten la libertad. Es una forma de resistir la ocupación"

Según recoge el New York Times, funcionarios israelíes dijeron que no negociarían con los presos y el servicio de prisiones israelí dejó claro que las huelgas de hambre eran ilegales y que los participantes serán disciplinados. "Las huelgas y protestas son actividades ilegales y se enfrentarán a la penalización inquebrantable", dijo el servicio en un comunicado. Por su parte, el ministro de la Autoridad Palestina, Issa Qaraque advirtió que en el caso de que se produzca alguna muerte, se llevará a cabo una nueva intifada, tal y como recoge la BBC.

Según la Asociación de Derechos Humanos de los Prisioneros Addamer, con sede en Jersualén, de los 6.500 palestinos entre rejas en Israel hay 300 menores de edad, 61 mujeres y 13 diputados del Consejo Legislativo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar