Actualidad

Miles de pilotos de aerolíneas vuelan cada día con pensamientos suicidas

Un estudio sin precedentes revela que miles de pilotos ocultan sus síntomas depresivos por miedo a arruinar irreversiblemente su carrera profesional. ¿Alguien ha dicho miedo a volar?

24 de marzo del 2015. El vuelo 9525 de Germanwings se estrella en el macizo de Estrop, en los Alpes franceses de Provenza, dejando 150 muertos. Dos días después del trágico suceso, se apunta una sospecha difícil de digerir. "El copiloto activó el botón que inició el descenso por algún motivo que aún desconocemos. Pero puede que fuera por una voluntad de destruir el aparato", anunció un fiscal francés.

Desde que se confirmara que el copiloto Andreas Lubitz acabó intencionadamente con su vida, arrastrando junto a él a todos los tripulantes de aquel avión, la cuestión de la salud mental de los pilotos se ha convertido en una preocupación central para la industria aerocomercial. Y parece que es una preocupación justificada.

A pesar de que los pilotos diagnosticados con depresión aguda son considerados automáticamente no aptos para volar, varios expertos han alertado de que muchos encubren sus síntomas por miedo a perder para siempre sus puestos de trabajo. Ahora, un estudio conducido por la Universidad de Harvard entre profesionales de la industria aerocomercial confirma esa realidad.

Los investigadores preguntaron a más 3.500 pilotos de la industria aerocomercial. Solo dos tercios de los encuestados se prestaron a responder a cuestiones relacionadas sobre su salud mental. De esos, un 12,6% mostró síntomas relacionados con la depresión. Hasta un 4,1% de los pilotos encuestados que respondieron de forma anónima al cuestionario reconoció haber pensado en matarse al menos una vez durante las dos semanas anteriores.

El estudio sugiere que más de 4.000 vuelos comerciales diarios son pilotados por profesionales que han sufrido pensamientos suicidadas.

"Encontramos que muchos pilotos que actualmente están volando están manejando síntomas depresivos, y es posible que no busquen tratamiento debido al miedo a impactos negativos en su carrera", dijo el profesor Joseph Allen, quien dirigió la investigación.

Los investigadores denunciaron que existe un "velo de secreto" acerca de los problemas mentales de los que tripulan en la cabina aérea. Los resultados han evidenciado un problemática que puede impactar. La política aérea que prohíbe volver a volar a los pilotos que han pasado en algún momento por una depresión debería terminar. La razón la esgrime Simon Wessely, presidente del Real Colegio de Psiquiatras británico: "No hará los cielos más seguros".

En otras palabras: pilotos que están atravesando situaciones depresivas o de inestabilidad mental están ocultando sus síntomas por miedo a destrozar sus carreras irreversiblemente.

" Los pilotos necesitan saber que si admiten un problema de salud mental, siempre que cooperen y se recuperen, sus carreras continuarán. La mayoría de las personas con depresión mejoran. Yo estaría muy contento de haber sido pilotado por un piloto que estaba tomando antidepresivos, siempre que se le esté realizando un seguimiento y todo ahora esté en orden", argumentó el psiquiatra.

El estudio, más que pretender infundir un miedo colectivo a subirse a aviones con estos resultados, pide un cambio de cultura y política en las compañías aéreas. Tolerancia y comprensión como medida para cambiar las cosas.

[Vía Telegraph]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar