Actualidad

Gilipolleces que las mujeres del mundo del cine tienen que aguantar

Hollywood abusa del croma y la tecnología, pero sigue anclado en su época más clásica en cuestión de mentalidad

Todos los años sigues de cerca la gala de los Oscar, sin embargo, nunca antes te habías fijado en un pequeño detalle: ninguna mujer sube nunca a recoger la estatuilla a mejor directora. En 87 años de historia, solo tres mujeres han estado nominadas:

Lina Wertmüller en 1976,  Sofia Coppola en 2003 y Kathryn Bigelow en 2009, la primera y única mujer que ha conseguido hasta ahora el galardón.

Hollywood, la industria que lleva un siglo vendiéndote sueños y moldeando tu forma de ver la vida, es sexista. Y es sexista delante de las cámaras porque también lo es detrás.

Shit People Say to Women Directors es un Tumblr colaborativo que nace de la discriminación y la humillación que profesionales del mundo del cine y la televisión sufren en sus puestos de trabajo por el simple hecho de no ser hombres.

Un lugar seguro en el que guionistas, productoras, estudiantes de cine o directoras con más de 30 años de experiencia comparten de manera anónima los problemas añadidos a los que cualquier mujer que intenta vivir del cine tiene que enfrentarse.

Sus creadoras advierten de que el sexismo, además de ser una forma de discriminación aceptada socialmente, es una enfermedad generalizada en un mundillo, donde las mujeres, dicen, tenían más oportunidades en la época del cine mudo que en 2015:

1. Primera ayudante de dirección, madre de tres niños:

Sentada con un productor ejecutivo que me estaba entrevistando para trabajar en una serie estadounidense muy famosa.

Productor: Así que, ¿eres madre?

Yo: Sí, tengo tres hijos.

Productor: (inclinándose sobre la mesa) Lo que pasa es que no creo que puedas hacer bien las dos cosas. Así que, ¿qué eliges? ¿Ser madre o ayudante de dirección?

Otro día, un conductor cuando me llevaba al set. 

Conductor: He oído que has tenido un bebé...

Yo: Sí, tiene seis meses y tengo otro de dos.

Conductor: ¡Ah! Así que por eso trabajas tanto, para pagarles la terapia por el trauma de haber estado desatendidos por su propia madre.

2. Un productor ejecutivo para el que trabajé:

Me gustaría que no te pusieras tacones. No me gusta que seas más alta que yo.

3. Acababa de conseguir mi primer trabajo cinematográfico después de la universidad:

Mi supervisor: Vas a tener que avisarme cuando estés con la regla para que sepa que tengo que preocuparme por la calidad de tu trabajo.

4. Soy script:

Una vez trabajé para un director que me dejó claro que yo solo era una "secretaria venida a más" y me obligó a contactar con el editor para asegurarme de que no estaba olvidándome de darle ninguna información importante (quedó comprobado que no lo estaba haciendo). Y por si aquello no fuera suficientemente descorazonador, consideró apropiado contarme que su nivel de esperma había aumentado considerablemente después de dejar los antidepresivos.

5. Soy directora de documentales:

Contacté con un productor ejecutivo muy famoso para que me ayudara a conseguir financiación para mi proyecto. Solo lo había visto una vez pero mi email se incluyó accidentalmente en sus correos:

"El proyecto es genial. La directora es algo difícil y pesada pero está bastante buena".

6. Estaba agachada debajo de una mesa recogiendo cables:

Un compañero se acercó a la mesa y me dijo: "se me ocurre otra cosa que puedes hacer mientras estás ahí abajo de rodillas".

7. Un antiguo director al que le pedí consejo cuando empecé a trabajar en la industria:

Deberías plantearte cambiarte el color de pelo. De rubia pareces poco profesional. Nadie va a tomarte en serio con pelo de azafata de vuelo.

La prueba de fuego: dale la vuelta y si te suena a chiste es que lo que acabas de decir es sexista

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar